"El amor brujo" de Antonia Mercé y Vicente Escudero

12/11/2014

Por esa extraña razón de que los polos opuestos se atraen, se estrena en 1925, en el teatro Trianon-Lyrique de París, y bajo la batuta de Manuel de Falla, una de las parejas más emblemáticas de la danza de nuestra cultura.

La disciplina, el estudio y la constancia de Antonia Mercé "La Argentina" junto con la indisciplina, la improvisación y la vanguardia de Vicente Escudero eran "a priori" dos elementos difícilmente conjugables.

 

Ella admiradora de Zuloaga, él amante de Picasso. Dos personalidades tan dispares y tan alejadas, llenaron de embrujo el reestreno de "El Amor Brujo". Cuentan las crónicas que una de las piezas de la obra, "La Danza del Fuego", tuvo tanta magia que el público reclamó con sus aplausos que la repitieran de nuevo.

 

Pero ahondando en las diferencias de los protagonistas, resulta muy curioso conocer  como entendían cada uno de ellos su profesión.

 

Mientras que Escudero decía:

 

«El que baile sabiendo anticipadamente lo que va a hacer, está más muerto que vivo»; 

 

"La Argentina" argumentaba:

 

 <<Pocas cosas pueden procurarme un placer más profundo que comentar esta obra maestra tan cargada de las bellezas de una raza. Me he empapado íntimamente de esta música, prácticamente incorporada a mí misma. No es tan sólo el resultado de 10 años de trabajo que le he dedicado, cada día más sobrecogida por las bellezas que contiene; es, sobre todo, la consecuencia de un conocimiento y de una comunión que existieron desde el principio. Le he entregado todo lo que hay en mí, todo lo que soy capaz de dar y, a cambio, me ha proporcionado, mientras descubría sus más sutiles secretos, la sensación de lo que puede ser algo inmortal.>>

 

Vicente Escudero admiraba todas y cada una de las cualidades de esta gran bailarina: la elegancia en las formas, la sensibilidad en los movimientos, la interiorización de todas y cada una de las notas musicales que interpretaba, todo en ella era exquisito. Pero especialmente se embriagaba cuando escuchaba sus castañuelas.

 

"Parece usted un prestidigitador que, constantemente, está cogiendo en el aire castañuelas distintas, sin que nadie sepa de dónde las saca".

 

"Embrujado" por los sonidos que era capaz de emitir "la reina de las castañuelas" y una vez más movido por sus excentricidades, manda fabricar este instrumento en hierro, bronce y aluminio. Siente la necesidad de encontrar nuevos sonidos, esos que le persiguen desde su infancia.

 

Después de "mis experimentos" sin éxito con los 'cachitos de madera', "cambié de táctica. Por medio de un amigo logré que en una fundición me hiciesen unas castañuelas en hierro, otras en bronce y otras en aluminio. En éstas sí que influían todos los factores: el hueco, el agujero, el peso. Tuvimos que hacer infinidad de pruebas, pero al fin, a fuerza de paciencia y dinero, conseguimos unas que sonaban bien.

 

"Las estrené en un concierto en la sala Pleyel de París, y no quiero decir lo que dieron de hablar en todos los medios artísticos -cuando se enteró 'Argentina', "decía a todo el mundo que sólo un loco podría haber tenido una idea semejante. Sin saber que había sido ella la causante de mi enfermedad"-. Aquí, en España, muchas personas las recuerdan, y me preguntan por qué no las toco ya. La única razón es que las perdí juntamente con un baúl, a causa de estas guerras, y la extraordinaria dificultad para conseguir otras".

 

Aún a pesar de que cosecharon muchos éxitos juntos, eran tan antagónicos que surgían contantes enfrentamientos, se llevaban "como el perro y el gato". Como consecuencia de uno de sus encontronazos surge otra de sus "locura". La Mercé da un portazo que rompe el cristal de una puerta. De nuevo aparece el genio y sus ocurrencias: "bailar un día con unas castañuelas de cristal, y romperlas en el golpe final (aunque me corte), reconstituyendo en su recuerdo aquellos añicos de vidrio que nos tuvieron separados tanto tiempo".

 

GEMMA ORTEGA

 

 

 

 

..

 

Please reload

Reciente

November 14, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square