Adiós a la Duquesa que quiso ser artista

20/11/2014

Aún recuerdo aquel día, en que el Teatro Lope de Vega de la Gran Vía Madrileña, ponía la alfombra roja para recibirte. Se estrenaba "Cayetana, su pasión". La casualidad quiso que compartiera aquella noche contigo y que te tuviera cerca. Fui testigo de como el teatro te recibía en pie con una calurosa ovación. Al finalizar la obra, Cecilia Gómez protagonista de aquel homenaje a tu figura, se acercaba a tu palco y en señal de agradecimiento te entregaba un maravilloso ramo de flores. En ese momento de nuevo el teatro se puso en pie y al compás de unas palmas por burlerías, fui testigo de un gesto muy cercano por tu parte. Levantaste los brazos con aquella gracia que te había enseñado tu maestro Enrique "El Cojo" y tus ojos se llenaron de lágrimas. Allí descubrí la gran sensibilidad de la que eras "dueña".

 

Fíjate si eras grande de España, que el día que naciste estaban tomando café en tu casa, D. José Ortega y Gasset y D. Gregorio Marañón. Pero para los que amamos la cultura, lo has sido más por saber mantener a buen recaudo el maravilloso legado que te dejaron.  Una biblioteca con más de 18.000 ejemplares entre los que se encuentran una primera edición de "El Quijote" o el manuscrito del cuaderno de a bordo de Cristóbal Colón. Muchos cuadros de grandes pintores como Velázquez o Tiziano entre otros e incluso el retrato que te hizo Zuloaga cuando solo tenías  cuatro años.

Amabas la cultura, el flamenco y los toros como pocos. Te convertiste en la mejor embajadora internacional de la cultura sevillana. Poco te importaba lo que pensaran de ti aquellos que eran de "tu clase" porque con los que tú te sentías feliz era con otros. Llegaste a decir que te encontrabas más a gusto con los gitanos que con los grandes mandatarios. Hoy unos y otros te acompañan al compás de las "Sevillanas del Adiós".

 

En alguna ocasión dijiste que te hubiera gustado ser artista. Y con muchos de ellos compartiste algunos de los momentos más felices de tu vida en los "tablaos" o en la Feria  de Abril. Incluso en algún libro figura que uno de tus hijos era fruto de un amor pasional con uno de ellos.

 

Viviste a "tu manera", alegre, cercana, divertida, solidaria, rebelde y del mismo modo te has ido momentáneamente. Dejas parte de ti a tu "Cristo de los Gitanos" y con el epitafio que tu misma elegiste: "Aquí yace Cayetana, que vivió como sintió" alejada de las grandezas y acompañada de más de 50.000 personas diciéndote hasta siempre.

 

Yo me quedo con la imagen de aquella noche y con aquellos brazos que parecían tocar el cielo.

 

Hasta siempre Cayetana flamenca y torera!!!!

 

GEMMA ORTEGA

 

Please reload

Reciente

November 14, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square