El último Nijinsky: Till Eulenspiegel (2)

21/02/2015

(anterior)

 

El deseo de Nijinsky de hacer el ballet Till Eulenspiegel, surge durante su cautiverio.

 

Para comprender como el mejor bailarín se convirtió en prisionero de guerra, tenemos que retrotraernos al día 19 de septiembre de 1913, fecha en que contrae matrimonio con Romola. A partir de entonces su estrella comienza a declinar.

 

¿Se le puede reprochar a Diaghilev el hecho de que despidiera a Nijinsky? ¿Cómo puede reaccionar alguien al enterarse de repente que su pareja se ha casado con una joven de 20 años, sin tener siquiera el detalle de comunicárselo?

 

Misia Sert, la mejor amiga de Diaguilev, escribió como éste recibió con gritos y sollozos un telegrama, escrito por terceras personas comunicándole la sorprendente noticia: Nijinsky, que había partido en barco a una gira por América de Sur con los Ballets Russes, se había casado con una húngara que viajaba en el mismo barco. Diaghilev no había marchado con la compañía debido al terror que sentía por el mar. Al enterarse de lo sucedido quedó hundido anímicamente y Misia y su esposo, el pintor español Joaquín Sert, se lo llevaron con ellos por el Sur de Italia tratando de consolarle.

Diaghilev no tuvo ninguna noticia de Nijinsky hasta el mes noviembre, en que recibe un telegrama suyo por el que el bailarín se limita a mostrarle su extrañeza al no habérsele comunicado las fechas en que comienzan los ensayos para la nueva temporada, y aconseja a Diaghilev sobre el modo de hacerlos.

El empresario ruso, que no ha recibido la menor explicación de lo sucedido por parte de su ex-amante, se siente profundamente dolido por una comunicación tan fría, reducida a los aspectos profesionales de aquel con quien había compartido varios años de su vida. Es en ese momento, es cuando pide a a Grigóriev que le envíe a Nijinsky la siguiente respuesta: “El Ballet Ruso no necesita más de vuestros servicios. Innecesario volver.-Sergei de Diaghilev.”

 

Nijinsky, alentado probablente por Romola, comunica a la prensa que jamás volverá a trabajar con Diaghilev, y se dispone a crear su propia empresa.

 

Nijinsky era el bailarín más famoso del mundo, y nada le hubiera impedido triunfar tal y como Pavlova había hecho con su compañía.

 

El bailarín es ayudado por su hermana Bronislava y su esposo, que serán los solistas de la compañía, a la que se sumaron 32 bailarines diplomados en la Escuela Imperial de Moscú con los que estipula un contrato para un año.

 

 

La primera actuación para la que les contratan iba a ser en el “Palace Theather” de Londres. Pero Vaslav Nijinsky no es un hombre de negocios, y tratar de convertirlo en empresario es una idea descabellada que trae fatales consecuencias. Su propia esposa escribe:

 

“Entonces, todas las tareas administrativas y organizativas descansaban sobre sus hombros. Y ya a penas encontraba tiempo para comer y dormir (…). Su alma tan sensible estaba herida; se veía acosado por todos lados, y ¿por qué? Sólo entonces comprendí la razón por la que Diaghilev le mantenía alejado de las cosas del mundo y de la vida. Tal vez incluso tenía razón.” 

 

 

Los temores de Romola no eran infundados. El fracaso fue absoluto. El segundo día de espectáculo y con el aforo del teatro completo Vatzlav es incapaz de bailar, porque siente un enorme temblor en las piernas. Los médicos le aconsejan que guarde reposo absoluto, y el teatro termina demandándole por incumplimiento de contrato. Y, por si esto fuera poco, el bailarín queda obligado a abonar los salarios de un año a los 32 bailarines.

Pero estas tormentas serían en la vida del bailarín un simple anuncio del cúmulo de desgracias que pronto se abatirían sobre él.

 

Vaslav está arruinado, su esposa embarazada de su primera hija se marcha a dar a luz en Viena, donde vive su familia.

 

La primera guerra mundial estalla y Nijinsky, Romola y su recién nacida hija Kyra, se convierten prisioneros de guerra. Rusia a declarado la guerra a Austria. Nijinsky en Viena no es más que es un ruso en “suelo enemigo”. Está atrapado.

 

La quietud forzosa e impuesta sobre un ser que se expresaba con el movimiento mejor que con las palabras debió ser aniquladora para su espíritu. Pero en la oscuridad siempre surge en la mente del genio la luz liberadora de la creción, y es entonces cuando empieza a concebir su idea de hacer un ballet sobre Till Eulenspiegel. 

El mundo real se había vuelto en contra suya. Durante casi dos años Nijinsky y su pequeña familia pasan un calvario de tintes “kafkianos”, hasta que finalmente les es permitido salir de Austria bajo la prohibición de no bailar en ningún país involucrado en el conflicto bélico.

 

Diaghilev ha olvidando antiguos rencores, ha encontrado en Massine su nueva pareja, y consciente de la importancia de Nijinsky para su compañía remueve cielo y tierra hasta que logra liberarlo.

 

Pero Romola nunca agradecerá a Diaghilev estas gestiones, sino muy al contrario. Cuando son de nuevo acogidos por los Ballets Russes, que se encuentra de gira por los Estados Unidos, Nijinsky, aconsejado por su esposa, inicia una serie de reivindicaciones de naturaleza económica sin tener en cuenta las graves dificultades que la compañía de Diaghilev atraviesa en ese momento.

 

En las memorias que escribe la bailarina inglesa Lydia Sokolova, narra con todo detalle estas circunstancias. Nijinsky, que durante el largo cautiverio no ha podido ensayar, se había unido a ellos para actuar en el Metropolitan Ópera House en el mes de abril de 1916:

 

“La danza de Nijinsky, de cualquier forma, se ha deteriorado: había engordado y parecía muy triste. Sentíamos lástima por él, y naturalmente temíamos los problemas que se podían dar al encontrarse Massine y él en la misma compañía (…). Las experiencias que había tenido Nijisnky a partir de su matrimonio le habían afectado evidentemente muchísimo, y ya mostraba signos de anormalidad. El ya nunca pronunciaba una sola palabra y chasqueaba los dedos constantemente.”

 

MERCEDES ALBI

(siguiente)

 

 

Tags:

Please reload

Reciente

November 14, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square