"Homenaje a Antonio Ruiz Soler", una crítica de Vicente Cue


En el teatro de la Zarzuela de Madrid el Ballet Nacional de España le ha rendido un merecido homenaje, con motivo de los veinte años de su muerte, al que fue uno de los grandes del baile español, Antonio Ruiz Soler, conocido como Antonio “el bailarín”.


Se Presentaron cinco de sus coreografías más emblemáticas, algunas son patrimonio cultural de España.


Ha sido un acierto de Antonio Najarro, actual director de la compañía.

Abrió la noche “Eritaña” en la que una de las páginas de la “Suite Iberia” de Albéniz, le sirvió a Antonio para enaltecer la exquisita y algo olvidada escuela bolera dentro de una estilización poética y elegante. El “Zapateado de Sarasate” es probablemente el solo más conocido de Antonio. En esta ocasión Francisco Velasco, exhibió su preciso taconeo.

“Taranto” es un flamenco de orden estético, sobrio y medido en el compás, en el que Esther Jurado bailó con entrega. La primera parte terminó con el conjunto bailando efusivamente “Fantasía galaica”, magnífica y deliciosa obra en la que muñeiras, jotas y vieras despliegan la belleza del folclore gallego.



La segunda parte se dedicó por completo a un icono artístico elaborado durante la “era Diaghilev”, “El sombrero de tres picos”, estrenado en Londres en 1919 con la música de Falla, coreografía de Leonide Massine y escenografía y vestuario de Picasso.



La versión del BNE es la de Antonio Ruiz, mucho más española que la de Massine. La escenografía y trajes de Picasso se mantienen, dándoles ambos un especial carácter a la producción. Sergio Bernal en el papel del molinero materializó momentos de gran belleza. Actualmente es la estrella del baile español. Ya cuenta con una triunfadora trayectoria internacional en donde la crítica le ha dedicado entusiásticos elogios. Vinieron a verlo desde Londres y París.

Desde el momento en que Sergio sale, llena la escena con la luz que proyecta, la elegancia de su planta y la distinción de sus poses. Extrajo con su virtuosismo lo máximo que ofrece la obra, tanto en los simbólicos saltos, como en los impecables “tour en l’air”. En “la farruca” resplandeció intensamente con su brío y mayestática danza. Su pareja Inmaculada Sánchez le dio una réplica admirable.


VICENTE CUE

(Publicado en La Nueva España 8/06/16)

Nota pie de página.: Todas las fotografías del artículo son de María Alperi, con el elenco de la función del estreno, salvo la última de Sergio Bernal bailando el papel del Molinero en la Acrópolis de Atenas de Gerard Uferas)

Reciente
Archivo
Síguenos
  • Facebook Basic Square