Una gala para el recuerdo

29/09/2016

 

 La Gala Valencia Somos Arte ha alcanzado en su tercera edición una verdadera consolidación. Este evento ya es una cita para los aficionados a la danza, pues no solo se ha insertado plénamente en la vida cultural valenciana, sino que comienza a adquirir un reconocimiento como celebración dancísitica de primer orden entre los balletómanos de España.

 

La fotografías de Jesús Vallinas son una muestra de ello.

 

 Y no era para menos, desde sus inicios más modestos en anteriores ediciones en el Teatro Principal, esta vez fue el Palau de Les Arts quien dió cabida a un público entusiasta, que completó el aforo y disfrutó de un programa muy aplaudido, bajo la dirección artística de Gema Casino y con José Carlos Blanco en la coordinación artística.

 

 Hubo dos retos que afrontar. El primero era que contar con una estrella del nivel de Lucía Lacarra podía eclipsar al resto. Pero el problema se eludió al combinarlo con piezas de diferentes estilos y favorecidas por la línea ecléctica y adaptable de la CND, como el solo de “Carmen” de Johan Inger -interpretado por Kayoko Everhart e Isaac Montllor- y “The vertiginous thrill of exactitude”, -creada por William Forsythe bailado por Helena Balla, Kayoko Everhart, Yae Gee Park, Anthony Pina y Alessandro Riga- . Sería ideal que Elisa Badenes pudiera bailar en la próxima edición, y contar con dos estrellas, pues la bailarina valenciana, primera figura del Stuttgart Ballet, se encontraba de gira por Japón y no pudo acudir. Realmente, poder ver a ambas estrellas en una misma gala sería algo interesantísimo, que esperamos sea posible en futuras ediciones.

 

 El segundo problema que se planteó fue la lesión de Yae Gee Park, primera bailarina de la CND, que obligó a una modificación del programa, siendo sustituída por Haruhi Otani con solvencia en la pieza "The vertiginous thrill of exactitud. Sin embargo, no hubo tanta suerte con el Pas de Deux del Corsario que Yae iba a bailar con Alessandro Riga y se cambió por “Le Corsaire, pas de deux”, una coreografía de Kalder Belarbi sobre el original de Marius Petipa con un menor requerimiento de virtuosismo que deslució la danza de María Gutiérrez y Davit Galstyan, Primeros Bailarines del Ballet Capitole de Toulouse.

 

 Alessandro Riga, Primera Figura de la Compañía Nacional de Danza, destacó con el solo Les Bourgeois, con coreografía de Ben Van Cauwenbergh, sobre la conocida canción de Jacques Brel. Además, se pudo disfrutar el “Cor perdut” de Nacho Duato, por Kayoko Everhart e Isaac Montllor sobre la música de María del Mar Bonet.

 

  Pero la interpretación más sobrecogedora fue protagonizada por Lucía Lacarra y Marlon Dino en el Pas de Deux del Cisne Blanco. Fue uno de esos momentos de emoción inigualables que un espectador siente pocas veces, y no duran más que un instante, que erizan la carne y encogen el estómago, e inconscientemente sientes que la respiración se ha contenido, hasta que el aire retenido se termina expulsando en forma de suspiro... Un momento así, de los que nunca se olvidan, fue la interpretación de Lucía y Marlon. Y he escrito “interpreta” porque su expresión va incluso más allá de la absoluta perfección técnica, de sus brazos que parecen alas, de esa dúctil evanescencia que es el summun de la elegancia escénica. Y Marlon Dino, escultural y cómplice, fue el magnífico príncipe de la diosa.

 

 "Raymonda Divertimento" de José Carlos Martínez, danzada en sus roles principales por Lucie Barthélémy Anthony Pina, puso su dorado broche final con una CND renovada que se proyecta cada día con mayor fuerza.

 

No se puede dejar de mencionar la excelente labor cultural que realiza la Fundación Hortensia Herrero y que ha logrado, financiando el evento, unir la excelencia artística con la ayuda benéfica. Gracias a su valiosa ayuda los fondos recaudados serán donados en su integridad a la Asociación de Fibrosis Quistica de la Comunidad Valenciana. Al final de la gala, unos niños que padecen esta enfermedad subieron al escenario y repartieron entre los artistas ramos de flores, mientras el público en pie se fundía en un interminable aplauso.

 

Una gala para ser vivida y nunca olvidada.

 

 MERCEDES ALBI

FOTOGRAFÍAS JESÚS VALLINAS

Please reload

Reciente

November 14, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square