"Los Bailarines del BNE Crean" contagian al público su ilusión

Una de las iniciativas de la dirección del Ballet Nacional, puesta en marcha por su actual director Antonio Najarro, es la de que los bailarines del elenco puedan crear y mostrar al público sus propias coreografías.


Estas jornadas se sustentan sobre dos características fundamentales:  la cercanía que el espectador logra con el intérprete y la libertad que a los bailarines se les otorga de hacer lo que ellos deseen.

 

 

"Los bailarines crean" es por tanto una función muy especial, una comunión directa y sin artificios, una especie de cara a cara del público con los jóvenes artistas. 


Hubo también un cierto predominio de las danzas de escuela bolera sobre el flamenco, lo cual es indicativo de las preferencias de estilo de la nueva generación de jóvenes intérpretes y una garantía necesaria para la supervivencia del baile clásico español.
 

Carla Prado con "Duerme mi niña duerme" mostró unas cualidades de artista muy completa que incluso acompañó su danza con el canto, en una pieza de hondo dramatismo que puso de relieve sus grandes dotes expresivas.

 

 Alba Dusmet con "De rosa, clavo y canela", hizo una exhibición de gracia bolera con aires de jota muy bonita. 

Otro descubrimiento entre los jóvenes talentos de la danza española es Albert Hernández, y no solo como bailarín de gran estilo y elegancia, sino que además Albert nació coreógrafo, tiene el don. Es un elegido y así nos lo demostró con su "Toroero", donde el animal y el torero se funden en un único ser; y magnífico paso a dos "Amor mojado en sal" -fotografía del encabezamiento- que Albert bailó con Irene Tena Mora. Una pieza profunda de enorme belleza plástica danzada entre el naufrago y la sirena-muerte. Enhorabuena.

 

 María Martín en "Meraki" nos mostró sus enormes cualidades en un solo lleno de creatividad, en el que diversificaba su gran técnica con gran fuerza y originalidad. María derrocha, se multiplica, en un pie lleva un zapato, en el otro una zapatilla... Lo abarca todo en un derroche de talento dancístico.

 

 Marina Bravo puso el toque de tradición flamenca con "Alegreñuela", bailando con gran estilo unas alegrías con castañuelas y bata de cola.

Tania Martín con "Faruk", que significa valiente en árabe, hizo una pieza muy imaginativa de flamenco con toques contemporáneos pues tomó la idea de una novela ("La reina descalza"de Ildefonso Falcones) y diseñó los pasos como si se tratara de las dos protagonistas, una cubana y otra gitana que luchan por sobrevivir.

 

 "Tiempos diferentes" de Daniel Ramos y Víctor Martín fueron un prodigio de compenetración y una exhibición de buena técnica y hacer. Una pieza bolera de virtuosa ejecución que dejó al público sin aliento y ya preparado para la pieza final y el exultante aplauso.


Todos participaron en la última pieza titulada "Crean" que elaboró Tania Martín como un acertado broche final.


El público aplaudió con entusiasmo, y abandonaba la sede del BNE sumergido en un estado de felicidad. Los jóvenes bailarines supieron contagiarles su ilusión, fueron una verdadera inyección de sabia nueva mezclada con adrenalina. Felicitaciones.

 

MERCEDES ALBI

FOTOGRAFÍAS MARÍA ALPERI

Please reload

Reciente

November 14, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square