Philippe Halsman y sus fotografías de danza

19/01/2017

 

Estos días en Caixa Forum constituye una cita imprescindible para los amantes del arte visitar la selección de más de 300 fotografías de Philippe Halsman (1906-1979), considerado uno de los fotógrafos más importantes del siglo XX, reconocido por sus 101 portadas de la revista LIFE, así como por su extensa colaboración con Salvador Dalí.

 

A Halsman se le considera el maestro del retrato psicológico. Algo que se percibe muy claramente en las fotografías que tomó de la bellísima bailarina Tamara Toumanova (1919-1996)

 

 

"Since I considered the human face the most interesting subject to photograph, I hoped I could explore it the way my favorite writers, Tolstoy and Dostoyevsky, had explored human nature, with psychological depth and honesty", dijo

 

Resulta curioso en la biografía de Halsman como el genio vence y se impone ante la adversidad. Y a pesar de los avatares que le acarreó el ser judío en una época tan convulsa, vuelve a empezar una y otra vez reinventándose.

 

Comenzó su carrera profesional formándose como ingeniero en Dresde, cuando a sus 22 años fue acusado de parricidio cuando en una excusión junto a su padre, se despeñó y murió. Con la sombra antisemita cerniéndose en Europa, Philippe ingresó en prisión por cuatro años, condenado a trabajos forzados y al ayuno completo durante el día en el que su padre murió. Pudo salir tras cumplir dos años de condena gracias a la presión que ejercieron personalidades como Einstein (que apeló a Wilhelm Mikla, presidente de Austria sin recibir respuesta), Sigmund Freud, o los esritores Thomas Mann y Jakob Wassermann, así como a la defensa del periodista y abogado defensor de Halsman, Ernst Ruzicka.

 

La muestra se nutre de las piezas más valoradas del fondo artístico familiar y presenta una retrospectiva completa de su obra, que incluye por primera vez su etapa inicial en París. La exposición se divide en cuatro secciones, en las que se presenta una gran diversidad de temas como retratos, moda, puestas en escena y publicaciones, donde destaca especialmente su performance fotográfica llamada Jumpology, que consiste en fotografiar personas famosas saltando.

 

La amenaza nazi se cernía sobre el París de 1940, pero gracias a Eleanor Roosevelt y Albert Einstein, pudo viajar a Estados Unidos en 1941 con poco más que su cámara, obteniendo la ciudadanía seis años después. Será en esta etapa cuando Halsman podrá dar rienda suelta a las fotografías icónicas que lo hicieron famoso, especialmente cuando tras unos cuantos trabajos, encontró interesantes propuestas por parte de varias revistas entre las que se encuentran la que más fama le proporcionó, Life y para la que realizó un centenar de portadas.

 

El mundo de la danza en los Estados Unidos surge en sus fotografías en blanco y negro preso de la efervescencia de que gozaba en la década de los años 50.

 

 Coreografers

 

 

 

 Jerome Robbins

 

En la serie de fotografías "On the beach" con bailarines del New York City Ballet:

 

 

 

 

 

O en los trabajos que realizó para Martha Graham

 

 

 

 

 Sin que su objetivo se resistiera a captar la magia de los musicales de Brodway

 

 

 

 

 

 

La exposición se articula bajo el título de "Sopréndeme" y evoca la respuesta que Diaguilev dió a Jean Ccoteau cuando le preguntó qué podía hacer para colaborar con él... Esta anécdota era una de las preferidas de Halsman y solía contarla pues el criterio del director de los Ballets Rusos le servía de inspiración para su constante búsqueda de nuevos horizontes artísticos.

 

La exposición se podrá visitar hasta el 26 de marzo.

 

 

MERCEDES ALBI

 

 

 

 

Please reload

Reciente
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square