Conversando con el joven bailarín Guillermo Torrijos

02/11/2017

Recientemente asistimos al Acto de apertura del curso académico 17/18 del Real Conservartorio Profesional de Danza Marienma. El acto estuvo presidido por el Excmo. Sr. D. Rafael Van Grieken como Consejero de Educación, Juventud y Deportes de la Comunidad de Madrid y un invitado de honor excepcional nombrado mentor artístico de este curso, Joaquín de Luz.

 

La jornada estuvo acompañada de grandes encuentros con personalidades relevantes del mundo de la danza.

 

La sorpresa vino de la mano de la coincidencia después de dos años, con Guillermo Torrijos al que realizamos una entrevista con motivo del cortometraje “Dueño de tu destino” realizado por Antonio Cabello.

 

Esto motivó retomar el seguimiento a este bailarín y le propusimos volvernos a reunir para que nos contara su evolución.

 

 

P-    Para empezar darte las gracias por la disponibilidad que nos ofreces siempre que pretendemos ahondar un poquito en tu intimidad. Cuéntanos, ¿Cómo ha sido tu evolución desde la última vez que nos vimos?

 

-Ese mismo año en el que nos reunimos con motivo de mi co-protagonismo junto a Emilia Rouanet  en el cortometraje “Dueño de tus destino” me ofrecieron una estancia para “White lodge” (Cantera de The Royal Ballet School).

 

Fue la continuación a un cursillo de verano con ellos. En ese momento lo sopeso y decido descartarlo porque desconocía el nivel y no me aseguraban futuro. A pesar de todo me conceden una beca para el siguiente verano. Vuelvo en el 2016 y me conceden un premio a los “diez mejores del cursillo”. (Mientras me cuenta este mérito se sonríe y me dice que es la primera vez que lo verbaliza).

 

Justo antes del verano había realizado una audición para el English National Ballet. Pasada la primera fase me conceden una beca que llegó en un momento en el que quizá no estaba preparado para asumirla. Decido quedarme en el Real Conservatorio Profesional de Danza Marienma formándome.

 

P- ¿En qué momento entonces das el gran salto y decides marcharte a seguir tu formación fuera?

 

-Fue en Marzo del 2017 cuando me presento a la nueva audición de The Royal Ballet School y definitivamente me cogen.

 

P-    ¿ Qué ha supuesto en tu vida personal y académica dar ese gran “salto al vacío”?

 

A nivel personal he tenido que sacrificar muchas cosas. Alejarme de mi familia, de mis amigos en definitiva de mi entorno. Viajar sólo, autogestionarme en la vida diaria (ropa, comidas, etc…). Todo ello me ayudó a valorar lo que dejaba en casa.

 

No obstante, no ha supuesto un esfuerzo sobrehumano porque entraba dentro de mis expectativas. Es el precio que hay que pagar. En general la experiencia está siendo muy positiva.

 

A nivel académico el periodo de adaptación ha sido duro. Los horarios son muy largos. Entras a las 8:30 de la mañana y no sales hasta las 18:30. El nivel de enseñanza es muy alto y por lo tanto también lo es el nivel de exigencia. No cuentas con el apoyo “in situ” de tus amigos y familia, lo que en mi caso me llevó en un principio a encerrarme un poco en mi mismo. Es más te diré algo, cuando inicias tus estudios allí tienes que firmar un “contrato de enseñanza” que te exige trabajar al 100% para que el profesor trabaje contigo. Así que… imagínate. Por otro lado he descubierto que la escuela inglesa tiene un perfil muy diferente al que yo estaba acostumbrado. Por ello al principio me encontraba un poco perdido. La cabeza y los brazos por ponerte un ejemplo se trabajan de manera muy diferente. Y además y lo que más me costó fue trabajar sin espejo, eso si que me ha resultado muy duro.

 

P-    Cuéntame un poco como son tus nuevos compañeros...

 

Pues mira, hay gente de todas las partes del mundo (británicos, americanos, australianos). Los hispanos somos los que estamos en desventaja. Sólo tengo otra compañera española y un cubano.  Me sorprendió la enorme presencia de japonés en las audiciones. Se presentaron 250 de los cuales eligieron a una niña de 15 años y a un niño que desde los 9 era la estrella en su país.

 

P-    ¿Cuáles son tus expectativas a futuro?

 

-Espero que me amplíen la beca y poder estar un año más. A su vez empiezo a plantearme audiciones para seguir formándome una vez que termine el curso y cuando hablo de audicionar me refiero a compañías de las grandes. Lo más importante es nunca cerrarme puertas sino todo lo contrario aprovechar todas las posibilidades a las que tenga opción.

 

P-    En la entrevista que nos regalaste en el año 2015 nos comentabas que tu máximo referente en el mundo del ballet era Mijaíl Baryshnikov. ¿Has cambiado de espejo donde mirarte?

 

No he cambiado de referentes, he evolucionado y en este momento sigo especialmente a Serguéi Polunim y Vadim Muntagirov.

 

P- Hoy hemos tenido la suerte y el privilegio de contar en este acto con la presencia de Joaquin de Luz. Le has visto bailar en alguna ocasión?

 

-Tenia referencias de Joaquín Luz, conocía un poco de su vida. Incluso en una ocasión tuve el privilegio de que me impartiera un cursillo. Pero recientemente tuve la ocasión de verle en el Teatro de la Zarzuela en su papel de “Basilio” en “Don Quijote”. Pero donde me atrapó fue en el XXX Festival Madrid en Danza donde bailó dos pas de deux con Maria Kochetkova. En el ví lo más difícil y sacrificado del bailarín clásico. La exquisita técnica como partner que hacía que se luciera aún más si cabe María.

 

P-Darte una vez más las gracias por tu predisposición. Nos vemos a la vuelta para que nos sigas contando tu evolución.

 

Mucha suerte y adelante.

 

GEMMA ORTEGA

 

 

Please reload

Reciente

November 14, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square