"El ballet romántico en España (1840 - 1859), un hito en la historia de la danza

29/04/2018

 

Siempre es una gran noticia la publicación de un nuevo libro sobre  danza pero “El Ballet Romántico en España (1840-1859)”, escrito por Jesús Rivera-Rosado y publicado por Ediciones Cumbres, es mucho más que eso porque significa la apertura de una nueva página en la historia de la danza.

 

Detrás de esta obra hay nada menos que diez años de minuciosa investigación por parte de su autor, que ha sido un verdadero detective del tiempo, ya que no se limitó a copiar lo que anteriormente hayan escrito otros autores. Jesús Rivera-Rosado ha acudido directamente a las fuentes de la época, ha escudriñado en los periódicos y recogido con detalle las críticas de los espectáculos, cartas de los artistas, textos y fotografías inéditas, bellísimos grabados... que conforman esta maravillosa obra de casi 1000 páginas.

 

Es difícil resumir lo que este libro significa, pues rompe barreras de criterios anteriormente establecidos. Y es que gracias a Jesús, el lector constata que la historia del ballet en España no comenzó con la visita de los Ballets Rusos de Diaghilev, sino mucho antes, pues nuestro país vivió de primera mano la revolución artística que significaron los ballets románticos en el siglo XIX.

 

Esta evolución había comenzado en París (1831), cuando María Taglioni aparece primera vez de puntas en una escena de una ópera de Meyerbeer. A partir de ese momento, el público se siente ávido de admirar el escenario como una ventana hacia el mundo espiritual y etéreo que encarnan las bailarinas románticas. El romanticismo, un movimiento que se caracteriza por la exaltación de los sentimientos y del mundo de los sueños, de repente descubre en el ballet el medio de expresión más acorde con sus valores. La bailarinas se adueñan de los escenarios y el éxito coronará la evolución de un género, que dejará de ser solo una parte las óperas para ir adquiriendo su propia autonomía hasta equiparase en nivel importancia a la lírica.

 

Marie Guy Stephan

 

Giselle, que se estrena en 1941 en París, no tardará ni 2 años en programarse en España. Fue gracias a Marie Guy Stephan, una estrella que  formara la primera compañía de ballet constituida en nuestro país: el ballet del Teatro Circo, con el impulso económico de su ferviente admirador, el Marqués de Salamanca, y que llegó a tener nada menos que hasta 100 bailarines, con un cuerpo de baile que se nutría de su propia academia anexa al teatro.

 

¿Quién formó parte de esta compañía? El mismísimo Marius Petipa, partenaire de la gran Guy Stephan. Gracias a la investigación del autor queda claro que durante años tuvimos durante el germen de la escuela de ballet española, la cual hubiera dado jugosísimos frutos si hubiera continuado en el tiempo.

 

Marius Petipa

 

Marie Guy Stephan aprendió nuestras danzas, una de sus piezas más aclamadas fue El jaleo de Jérez, que le montó Vitoriano Vera, un bailarín bolero valenciano del que también Petipa aprendió los bailes.

 

La investigación que el autor realiza de las vivencias de Marius Petipa en España, no solo tiene trascendencia en nuestra historia de la danza  sino también en el ámbito internacional. Jesús Rivera escudriña la prensa y encuentra los datos del suceso relativo al duelo de Petipa con un noble francés y data con fehaciencia la fecha del duelo, y narra la fuga de este con una noble, Carmen de Mendoza, hija de los marqueses de Villagarcía, que motivó que Marius fuera perseguido por rapto, y su huida a San Petersburgo. Hay detalles inéditos sobre lo acontecido que son muy valiosos de conocer si tenemos en cuenta que los amores de Petipa con la noble española cambiarían el curso de la historia del ballet. 

 

 

A modo de ejemplo, pues la vida de Petipa en España tiene los tintes de una novela de capa y espada, el autor nos contó en la presentación que tuvo lugar en el Ateneo de Madrid (con Mayda Bustamante, Ana Vega Toscano y el pianista Carlos Faxas, a quienes tuve el honor de acompañar junto al autor) como fue el duelo entablado con el noble francés. Así, este le apuntó con una pistola a las piernas al balarín, y le pronosticó: “Nunca más volverás a bailar la polka”... 

 

Y le disparó un tiro, pero falló.

 

Entonces, Marius Petipa le respondió: “pues usted no volverá nunca a hablar mal de mí”, y le disparó un tiro en la mandíbula.

 

El libro contiene incluso una foto del noble con la cicatriz que le dejó Petipa de por vida, prueba irrefutable de lo acontecido.

 

Con la lectura del libro queda claro que Petipa siempre llevó a España en su corazón, pues los locos años de su juventud los vivió en nuestro país. Así, de hecho, cuando tuvo la oportunidad de coreografiar su primer ballet, fue el Quijote.

 

 

El libro narra procelosamente hermosas historias de las bailarinas que nos visitaron, como Sofía Fuoco, a la que la orquesta del Teatro Español acudió bajo su balcón al completo para interpretarle una serenata...

 

“El Ballet Romántico en España (1840-1859)”, escrito por Jesús Rivera-Rosado y publicado por Ediciones Cumbres contiene muchas páginas emocionantes, es el mejor y más exhaustivo trabajo que he leído sobre la historia de la danza en España

 

 Pulsar para adquisición libro 

 

MERCEDES ALBI

 

 

 

Please reload

Reciente

November 14, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square