El Cascanueces regresa a Casa por Navidad

 

La CND, dirigida por Joaquín De Luz, vuelve a poner en escena este gran título del repertorio clásico, El Cascanueces, con coreografía y dirección escénica de José Carlos Martínez, basado en el libreto de Marius Petipa e inspirado un el cuento de E.T.A Hoffmann y el relato de Alejandro Dumas "El cascanueces y el rey de los ratones".

 

El Cascanueces fue estrenado en el Teatro Mariinsky de San Petersburgo en 1892, y fue el último ballet que compuso Piotr Ilich Tchaikovski. 

 

El Teatro de la Zarzuela es una fiesta de color, está abarrotado, a pesar de ser un día entre semana. El Cascanueces es el ballet navideño por excelencia y esta versión de José Carlos Martínez viene avalada por un gran éxito de público. Se han agotado las localidades desde días antes de su estreno.

 

 

La  producción de la CND sitúa la acción en 1910, en el seno de una familia burguesa, donde la realidad y los sueños de la joven protagonista conviven y se enfrentan, mostrando las imágenes más hermosas en contraste con otras más inquietantes o fantásticas, siempre a caballo entre dos mundos. José Carlos Martínez ha querido dibujar, en su concepción de El Cascanueces, “la estrecha frontera entre el mundo real y el de la fantasía para transportar al espectador a un universo mágico por el que viajar a través de los recuerdos de su propia historia.

 

Las novedades que han enfocado este  "Cascanueces" no escapan mucho de la coreografía clásica original, pero sí tiene unos toques que lo caracterizan y marcan la diferencia. Por ejemplo, en la danza de los ratones, se subraya un estilo más contemporáneo, y la pieza de danza española ha sido coreografiada por Antonio Pérez. También es novedoso el personaje  Drosselmeyer que es un mago auténtico que hace trucos de magia reales en la escena y es el hilo conductor en toda la obra, lo que le da un empaque distinto al de las numerosas versiones que se interpretan de este clásico por el mundo.

 

 

La historia comienza en la fiesta de Navidad de la familia Stahlbaum, donde niños y mayores intercambian regalos y en la que la pequeña Clara recibe como presente un precioso cascanueces con forma de soldadito de madera…. Y empezamos a soñar.

 

 

El ballet se divide en dos actos y dura aproximadamente dos horas con un intermedio de 20 minutos. Se  hace corto y te quedas con ganas de más.

 

La coreografía es elegante y muy elaborada donde, José C. Martínez mezcla la danza clásica con la danza contemporánea y resalta la teatralidad e intensidad dramática de los personajes.

 

 

Para el estreno en la Zarzuela se ha invitado a la  gran bailarina Rusa Maria Kotchetkova  vieja conocida del publico español ya que bailó también en 2016 Don Quijote también como bailarina invitada  junto a Joaquín de Luz en este mismo teatro.

 

 La Primera bailarina rusa estuvo sublime en su interpretación del Hada del Azúcar junto con Alessandro Riga la gran figura de la Compañía como Príncipe siempre espectacular en sus saltos y giros  que hicieron las delicias del público asistente.

 

 

Clara fue Cristina Casa  que estuvo muy convincente en su papel, junto a ella Ángel García Molinero como Cascanueces, fue la revelación de la noche. Es un bailarín que hemos seguido con gran interés desde su ingreso en la CND. En su evolución comprobamos que ha crecido  mucho como artista, se ha convertido en un bailarín de bella figura y gran expresividad.

Mención especial a Ion Aguirretxe que nos encandiló con sus trucos de magia; y Elisabet Biosca que se metió en la piel de la malvada Reina Rata.

 

En general se percibió el compromiso y la gran entrega de todos los bailarines de la CND: Álvaro Madrigal (Danza Española), Sara Fernández y Erez Ilan (Danza Árabe), Anthony Pina (Danza Rusa), Giulia París (Danza China).

 

 

Para disfrutar de El  Cascanueces hay que dejarse llevar a través de la magia de sus escenas y sus fantásticas secuencias coreográficas como los copos de Nieve, el Vals de las Flores, la Danza Española, La Danza Rusa, pero si tuviéramos que escoger solo una, tal vez fuese esa escena del inicio… Es Navidad, el árbol de la esperanza decora el salón, llegan todos los niños a recibir sus regalos de Navidad conducidos por la simpática institutriz Shani Peretz y danzan entre ellos.

 

 

Los niños bailarines son los alumnos de los excelentes conservatorios madrileños (Conservatorio Profesional de Danza Carmen Amaya, Conservatorio Profesional de Danza  Mariemma y Conservatorio Profesional de Danza Fortea).

 

La música es en directo interpretada por la ORCAM, Orquesta titular del Teatro de la Zarzuela,  bajo la batuta de Manuel Coves.

 

 

La escenografía minimalista de Monica Boromello y sobre todo el maravilloso vestuario de Iñaki Cobos y la iluminación de Olga Garcías Sánchez nos introducen n la atmosfera navideña de este maravilloso cuento. 

 

Como curiosidad os diré que Iñaki Cobos se formó como bailarín y ejerció como tal compaginando  con el diseño y la confección con la danza. Tras poner fin a su carrera como bailarín fundó su propio estudio de vestuario escénico.

 

Una estupenda tarde de danza que el público agradeció en pie dedicándole un enorme aplauso a todos los bailarines!!

 

Enhorabuena a todos y Feliz Navidad.

 

PAOLA PANIZZA

Fotos Alba Muriel

 

Please reload

Reciente

December 18, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square