Conversando con Pilar Villanueva en Artist 2020

02/03/2020

 

Acudo con Pilar Villanueva a ver la Feria de Arte Contemporáneo Artist 2020, un muestra recién inaugurada que nos parece verdaderamente excepcional, pues reúne a una selección de 120 pintores de más de veinte países.

 

Ir a ver arte contemporáneo acompañada de una coreógrafa  es toda una experiencia. La observo y veo como siente, como entabla conversación con los pintores e intercambian puntos de vista. Nos paramos en el stand de Juan Pita. Todo resulta muy estimulante.

 

 

Pilar es la directora de la Asociación Beta Pública, cuya finalidad es fomentar la atracción de los nuevos públicos hacia la danza contemporánea. Este programa ya va por la 6ª Edición y se compone de varias actividades: “Una mañana en danza”, que se completa con la función abierta “Una Tarde en Danza” (en el Centro Cultural Paco Rabal) a cargo de los artistas invitados, Mariano Cardoso  y Mario Glez., que impartieron uma Masterclass  en la sede de la Compañía Nacional de Danza; y finalizarán en junio con la Muestra Coreógrafica, en la que artistas de todo el mundo exhiben coreografías seleccionadas.

 

 

-¿Qué tal está funcionando esta sexta edición de Beta Pública?

 

-Muy bien. Hemos tenido una enorme acogida. Y mi asignatura pendiente era llenar “Una tarde de danza”…

 

 

-¿Lo lograsteis?

 

-Bueno, hubo lleno absoluto…

 

 

-La actividad de Beta Pública tiene tantas facetas… A ver, explícame “Una mañana en danza” va dirigida a los colegios de Madrid, y tiene lugar durante tres semanas en el Paco Rabal; pero luego está la Master Class y “Una tarde en Danza”, ¿No?

 

-Sí, la Masterclass fue impartida el sábado en la sede de la CND por Mariano Cardoso y Mario Glez, y, luego esa misma tarde, se muestran sus coreografías, junto con las de "Una mañana en danza" en el Centro Cultural Paco Rabal.

 

En la clase magistral estos magníficos profesionales nos muestran sus herramientas técnicas y ponen en práctica con los asistentes un fragmento de las piezas que se verán por la tarde.

 

 

-¿Qué público acude a la clase magistral?

 

-Está abierta a toda clase de público, y generalmente vienen aficionados la danza, profesionales, maestros, alumnos…

 

 

-Y, ¿Por qué luego no acuden tanto a la tarde en danza dónde luego se muestran sobre escena las coreografías?

 

-Por fin, este año también hemos llenado, pero la dificultad a mi juicio estriba en que existe demasiada compartimentación. Hay una especie de camarillas que se encierran en un idioma dancístico y no se abren a los demás. Y eso pienso que es un error.

 

 

-¿Hay cerrazón en la danza contemporánea?

 

-Eso es lo flipante, parece contradictorio que seamos cerrados en lo contemporáneo, que en teoría se supone que es lo más abierto… No podemos ni debemos limitarnos a lo que hago yo y mis amigos, y el resto… Ni lo veo, porque no me interesa.

 

 

-Afortunadamente, hay gente que trata de romper esa tendencia.

 

-Sí, poco a poco se va logrando. Yo, feliz de ver que habíamos llenado de tal forma que alguno ni pudo entrar. Nunca había pasado. Era público que deseaba conocer un contemporáneo diferente.

 

 

-¿Qué quieres decir con "contemporáneo diferente"?

 

-Que no solo la abstracción en un movimiento libre es lo contemporáneo. Muchas veces aquí se denomina contemporáneo a un estilo que se está haciendo desde hace más de cuarenta años.

 

 

-En realidad el concepto de “contemporáneo” define lo que se está creando en el momento presente, lo que está viendo la luz ahora.

 

-Y hay técnicas diferentes, como el aéreo, o tendencias más narrativas, hip hop, incluso flamenco… Hay muchos lenguajes, pero se tienen que hacer con un rigor técnico, que es lo que separa la danza del teatro.

 

 

-¿Qué has sentido con “Una mañana en danza”, por la que 33 colegios de la Comunidad de Madrid han acudido a ver danza?

 

-Es muy emocionante. La danza se ve como un simple entretenimiento. Por eso “En una mañana en danza” les enseñamos a valorarla como un arte que conforma una parte importante del tejido social.

 

Además, está la dimensión de su profundo significado, y les enseñamos a comprenderlo, porque siempre proporciona un mensaje al mundo. También aprenden a ser conscientes del esfuerzo que hay detrás, del gran trabajo que hacen los artistas y la disciplina que conlleva…

 

 

-¿Sigue existiendo incomprensión hacia los niños bailarines?

 

-Sí, y por eso es necesario darles pautas para que puedan seguir con sus sueños y ser respetados. Hace mucha falta porque hay historias a nivel humano de niños y niñas que quieren ser bailarines o expresar algo que tienen dentro dormido, y todavía existe hacia ellos mucha incomprensión e ignorancia.

 

Tratamos de ampliar su percepción del arte y de la vida, porque en realidad la danza es vida.

 

 -¿De qué modo se puede mostrar a los alumnos la semejanza entre danza y vida?

 

-Yo aprendí de la vida a través de la danza. A ello me adapto,  hay que percibir las necesidades, aquello que a los jóvenes los asistentes les intriga, dudan o demandan. Por ejemplo, al final del espectáculo me preguntan cosas como “¿Qué pasa si te equivocas?”, son preguntas que conectan con lo que en realidad sucede en la existencia.

 

 

-¿Qué pasa?

 

-Pues que el error es una realidad que todos padecemos, nadie es perfecto. Pero hay que saber jugar con él, aprender a aceptarlo. Entonces puedes transformar la equivocación en algo beneficioso. No hay que tenerle miedo.

 

Bailando te caes, fracasas, te levantas, tienes que practicar una y otra vez, superar el fallo, tener disciplina y seguir hacia delante, así en la danza como en la vida.

 

 

MERCEDES ALBI

Fotografías: Alba Muriel 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Reciente
Please reload

Archivo
Please reload