Con Pía Ogea y Javier Astudillo en la exposición sobre Bárbara Morgan (Museo del Romanticismo)


Una visita imprescindible para los amantes de la danza es acudir a la exposición que se exhibe en el Museo Nacional del Romanticismo bajo el título: Bárbara Morgan, gesto, danza y expresionismo.


La exposición coincide con el cuatrimestre temático “El baile en el siglo XIX” y preludia el Congreso Internacional "Un siglo de danza en España (1836-1936). Identidades, repertorios, imaginarios y contextos", que se celebrará en diciembre.


La historiadora del arte, Pía Ogea, ha comisariado esta interesante muestra que se ha nutrido con piezas procedentes de la colección privada de Javier Astudillo (Colección Astudillo). Es todo un privilegio recorrer con ellos unas imágenes que tienen el poder de guiarnos en un viaje hacia otro espacio y tiempo, el de la Norteamérica que emergía con arrolladora fuerza después del crack del 29.



Y es que Bárbara Morgan fue además una artista pionera en el mundo de la fotografía de danza a través de su unión artística con otra mujer genio: Martha Graham, a la que según nos cuenta Pía Ogea, vio bailar en NY e inmediatamente se dio cuenta que aquello era lo que iba buscando y deseaba plasmar en sus fotografías. Le propuso entonces el proyecto “Martha Graham; Sixteen Dances in photographs”, que fue el inicio de una colaboración entre bailarina y fotógrafa que duró toda la vida.


La exposición se divide en varios bloques temáticos: “Dancing atoms”, “Rhythmic Vitality”, El cuerpo como expresión, “Deep Song” y la conciencia social y política y un último apartado dedicado a los Fotomontajes.


Barbara Morgan. Dibujo de luz, 1940 ©

Dancing atoms


Barbara Morgan pasó su infancia en California donde descubrió a través de la figura de su padre que toda la materia estaba formada por átomos en movimiento “dancing atoms”. La búsqueda de la representación de ese impulso vital acompañará a Barbara Morgan a lo largo de toda su carrera artística.


Barbara Morgan. José Limón - Suite mexicana - “Indio” ©

Su formación universitaria en UCLA le acerca al tratado del siglo VI “Los seis cánones chinos de la pintura” en el que se ensalza la importancia de la representación en el arte de la “esencia de la fuerza de la vida”. Sus viajes por el sudoeste americano junto a su marido Willard ahondarán en la idea de la conexión entre la naturaleza y el hombre.


Barbara Morgan. Martha Graham - El Penitente (solo de Erick Hawkins) - "El Flagelante", 1940 ©

En esos veranos de mediados de los años 20 también descubrirá las danzas ceremoniales de las tribus indias. Será esa inspiración compartida por los rituales indios, el inicio de una relación profesional y de amistad de por vida entre Martha Graham – considerada como la creadora de la danza contemporánea- y Barbara Morgan, dando lugar en 1935 al proyecto común “Martha Graham; Sixteen Dances in Photographs” una de las obras fundamentales de Barbara Morgan, en la que se encuentran obras icónicas como Letter to the World. The Kick que será reinterpretada años más tarde por artistas como Andy Warhol.


Barbara Morgan. José Limón - Suite mexicana - “Peón” ©

Rhythmic Vitality


El concepto de ritmo vital es uno de los principios clave de la obra de Barbara Morgan: “Whether my work is large or small, abstract or realistic the one thing that must be present is Rhytmic Vitality …. It doesn´t matter if it is dance or photomontage or people or nature. There always has to be the presence of energy.”



En referencia a su trabajo sobre la danza y con motivo de la exposición organizada por el MoMA en 1945 Barbara Morgan escribió: “In this great dancing we can read the flux of joys and sorrows, the conflicts and certainties universally experienced by modern man … As a photographer, I have had the joyful responsibility of capturing and communicating these phenoma of the human spirit which otherwise would not endure beyond performance… I continually sought to discover the fluid relationships of light-time motion- space -spirit by which I could release, not the mere record, but the essence of dance into the photographic image”


Barbara Morgan. Charles Weidman - Lynchtown (solo de Bea Seckler), 1938 ©

El cuerpo como expresión


En el convulso periodo de entreguerras la radicalidad de los performances Dadá representa un rechazo del orden establecido. Desde el nacimiento del arte de acción en el mítico Cabaret Voltaire de Zurich, la fotografía ha acompañado esta manifestación artística en la que el cuerpo es utilizado como medio de expresión artística. Esta corriente tendrá profundas consecuencias en todas las disciplinas: pintura, escultura, fotografía, música y danza.


Barbara Morgan.Martha Graham y Eric Hawkins en Bennington College (de pie), 1938 ©

Martha Graham a través de su radical y rompedora concepción de la danza intenta reproducir la experiencia de la vida a través del cuerpo y Barbara Morgan la acompañará en esa búsqueda, inmortalizando con sus fotografías esos momentos de acción intensa, de combustión, buscando a través del movimiento, la esencia, hasta el punto de acercarse a la abstracción formal.


Lamentation (1930) concebida en el tiempo de la Gran Depresión americana sintetiza el dolor y el desgarro de ese momento.


Deep Song y la conciencia social y política


La pieza coreográfica Deep Song inspirada en el conflicto bélico español fue concebida en 1937 por Martha Graham, el mismo año en que Picasso pintó el Guernica.


Barbara Morgan. Martha Graham - Cante jondo, 1937 ©

Inspirada en el Poema del Cante Jondo de Federico García Lorca se estrenó en NY ese mismo año en el Guild Theater. Como señalaba el programa de mano “the forms of the dance -its swirls, crawls on the floor, contraction and falls – are kinetic experiences of the human experiences in war. It is the anatomy of anguish from tragic events”. La tragedia de la Guerra Civil Española fue universalizada a través de esta coreografía.“ It is not Spain that we see in her clean impassioned movement; it is the realization that Spain’s tragedy is ours, is the whole world’s tragedy”.


Barbara Morgan. Martha Graham - Cante jondo, 1937 ©

Martha Graham defendió activamente a través de sus coreografías y compañía de danza diversas cuestiones políticas y sociales del momento. Declinó por ejemplo la invitación de Hitler en 1936 de participar en el Olympic Arts Festival de Berlín o incorporó a su compañía a artistas afroamericanos o latinos, en un momento en el que no tenían ninguna presencia en escena o simplemente eran una representación de lo “exótico”.


Foto montajes


Es en esa línea de compromiso social compartida por Martha Graham y Barbara Morgan en la que la fotógrafa desarrolla sus fotomontajes. Influida por la presencia en Estados Unidos de artistas europeos de vanguardia que habían huido de Europa por la Segunda guerra Mundial como Moholy- Nagy o Man Ray, encuentra en la técnica del foto montaje una vía perfecta de expresión para desarrollar su concepto multifacético y orgánico de la realidad.


Barbara Morgan.Use la papelera. Fotomontaje, 1943 ©

Sus fotomontajes son concebidos como metáforas visuales en las que subordina la representación literal de la “realidad” a la idea y el concepto.

Barbara Morgan. Hearst sobre la gente. Fotomontaje, 1938-1939 ©

“Barbara Morgan’s photomontages embraces simultaneity, multiple perspective, and the ability to create both empathy and tension by juxtaposing formal means and discontinuous thoughts and subjects from different images …. For Morgan this meant that the photomontage was able to give a truer picture of the actual complexity of things than would a single image photograph”.


Curtis Carter. Marquette University


Barbara Morgan. Primavera en Madison Square. Fotomontaje, 1938 ©

Mercedes Albi



Síguenos
  • Facebook Basic Square