Mi personaje inolvidable.

Ana Pavlova, por Sol Hurok