La Tela Catola de G9 y Alejandro Molinero

 

Tela Catola “Danza Española” fue presentado por la joven compañía G9. La misma está integrada por ocho bailarinas y otro personaje con el que siempre cuentan en sus obras que es el público.

 

Según palabras de G9 en escena aparecen “juegos que se cantan, canciones que se bailan, bailes que se juegan…”, en definitiva juegos populares y tradicionales que marcaron la vida de generaciones de nuestro país y muchos de los cuales aún quedan vigentes: la rayuela, el escondite inglés, la comba o la gallinita ciega. 

 

Alejandro Molinero, director de escena y coreógrafo,  consiguió que como en la vida real, el propio cuerpo junto con elementos disponibles en la naturaleza, tales como piedras, cantos o cuerdas alimentaran su imaginación y la del público. La mayoría de dichos elementos fueron sustituidos o bien por la imaginación del coreógrafo o bien por elementos tradicionales de la danza española tales como abanicos o palillos. Finalmente el efecto conseguido fue el mismo.

 

Carmen Granell- encargada del diseño y realización del vestuario-  nos contaba que cuando Alejandro le encarga este proyecto hay una petición explicita: las bailarinas no pueden aparecer uniformadas. Carmen consigue que sus trajes las diferencie y es más, las identifique con el rol que desempeñan en escena. Aparecen por lo tanto, la maestra de juegos, la líder, la hábil, la torpe y la que acaba de integrarse al grupo y que necesita el reconocimiento y aceptación del mismo, y por último el resto que acompaña, participa y disfruta con los juegos.

 

 

Pero es más, Alejandro, que por primera vez en su carrera se atreve con dos retos, coreografiar para una compañía que no es la propia e introducir una trama argumental en su espectáculo. La parodia y el humor que provocan por momentos carcajadas en el patio de butacas son su sello de identidad. Pero dentro del desarrollo argumental de pronto aparece el otro Alejandro, el más crítico y ácido que te encoje en la butaca. “Su gallinita ciega” es cruelmente vapuleada, agredida e intimidada por el grupo.

 

Se acerca al folklore más costumbrista incluyendo canciones grupales tradicionales interpretadas por las propias bailarinas. Bebe de las fuentes del pasado haciéndolo contemporáneo. Tangos, jotas y cantes y bailes de “ida y vuelta” estaban presentes pero desdibujados por su creatividad. Utiliza su genialidad para canalizar sus emociones y en consecuencia emocionarnos.

 

G9 ha sabido captar la apuesta y la ha materializado con éxito. Como bien decía Martha Graham “Los grandes bailarines no son geniales por su técnica. Son geniales por su pasión” y ellas, las bailarinas se contagiaron de esa pasión “molinerista”.

 

GEMMA ORTEGA

(Fotografías J. Berlanga)

 

Please reload

Reciente
Please reload

Archivo
Please reload