In memoriam del maestro Eloy Pericet

26/05/2016

 

Adiós, maestro Eloy, en este momento en que la pena de su partida nos aflige, no hemos encontrado mejor homenaje que reproducir éstas, sus propias palabras, escritas un día de invierno del año 2010. Siempre estará con nosotros, nunca le olvidaremos. Descanse en Paz.

 

El equipo de Albidanza

 

 

ENTREVISTA AL MAESTRO ELOY PERICET (2010)

 

Nos reunimos con el maestro Eloy Pericet la mañana en que Madrid amaneció con sus calles nevadas. Desde los amplios ventanales de la cafetería del Círculo de Bellas Artes, veíamos caer la nieve convertida en un resbaladizo manto para los peatones. El maestro, alegre, disciplinado y puntual, completamente ajeno a las inclemencias meteorológicas, acudió a la cita sin un minuto de retraso. No le había resultado fácil encontrar un hueco en su apretada agenda, pero aquellos que albergan dentro de sí el tesoro de la sabiduría, suelen ser generosos a la hora de repartirla. Y es que Eloy Pericet es -junto con sus hermanos- uno de los más fieles testigos que conserva la memoria del baile español. Ellos son la única familia de artistas que posee el privilegio de haber aprendido las danzas boleras, transmitidas directamente de generación en generación, desde una tradición que hunde sus raíces en el siglo XIX. El maestro Eloy Pericet el es depositario de un legado único, esencia de baile puro, cincelado paso a paso por el tiempo.

 

 

-¿Cómo fue que llegaron hasta usted las danzas de la Escuela Bolera?

 

-Mi abuelo, Ángel Pericet Carmona, el padre de mi padre, las aprendió de Amparo Alvárez, la Campanera, una famosa bailarina sevillana, nacida en 1830 y retratada en un grabado de Gustavo Doré;  posteriormente, mi padre, Ángel Pericet Jiménez y sus dos hermanas, Concepción y Luisa, formaron el Trío Pericet. Nosotros, con mi hermano Ángel a la cabeza, somos la tercera generación que mantiene la pureza de un estilo cuyas raíces se han trasmitido de generación en generación desde hace 200 años.

 

-¿Quién fue el creador del método Pericet?

 

-Mi abuelo fue el primero en crear en España un método que ordenaba el aprendizaje de la danza bolera de forma cronológica, según el grado dificultad. Así, primero se enseñan las diez vueltas que son la base de la técnica (en el baile bolero hay diez tipos de vueltas diferentes) para, posteriormente, divididos en tres cursos o grupos de ejercicios, trabajar los encadenamientos de los pasos.

 

-Es famosa la polémica existente entre el estilo Pericet y el concepto de danza bolera que tenía Mariemma, ¿Cuál es su opinión?

 

-A la danza bolera le han dado retoques, unos afortunados y otros no. Mariemma enseñaba la escuela bolera partiendo de la técnica del ballet clásico internacional, pero en esta mezcla se pierde la pureza de movimientos de la escuela española. Para mí el mayor mérito de Mariemma es que ordenó y sistematizó la enseñanza de la danza en los centros públicos.

 

-¿Constituye la danza bolera el verdadero ballet clásico español?

 

-No, el clásico español es un estilo al que yo denomino estilizado o de coreografía libre, el cual tiene como base la música de los compositores clásicos españoles (Soler, Falla, Albéniz, Granados, Rodrigo…).

 

-Hay bastante confusión en relación a los conceptos, ¿Podría aclarármelos?

 

-Yo voy a contarte la verdad, lo que realmente es. Verás, la danza española se compone de cuatro ramas: folklore, danza bolera, flamenco y danza estilizada o clásico español. Esta última surge como una derivación de las otras tres ramas. Así, el clásico español puede ser una estilización tanto del folklore, como de la bolera o del flamenco.

 

-Cíteme un ejemplo de estilización que le guste.

 

-La Compañía Ibérica de Danza hace una estilización del folklore que considero muy buena. Yo no estoy en contra de la estilización, ni de la fusión. Una estilización, si se hace bien, a mi me encanta. Pero hay que conservar la base histórica de los bailes tal como son y fueron, son el gran legado de la danza española. Somos el país con el folklore más rico y variado del mundo. En realidad todas las ramas de la danza tienen su origen en el folklore.

 

-¿Cuál cree que sería la manera idónea para preservarlo?

 

-Si se creara una compañía nacional de folklore que pudiera girar por el mundo, el éxito sería de locura. Cuando los Coros y Danzas viajaban al extranjero, las localidades se agotaban con varias semanas de antelación, y eso que se trataba de una formación de aficionados. Una compañía nacional de folklore español podría realizarse fácilmente constituyendo una rondalla que interpretase todas las regiones. Fíjate, por ejemplo, en México, un país con una tradición folklórica menos variada que la nuestra ¡Y tiene dos compañías nacionales de folklore!

 

 

-¿Cómo nace del folklore la escuela bolera?

 

-Los bailes populares se estilizan y se interpretan de una manera más refinada para ser bailados por los cortesanos. Los caballeros y las damas aprenden las danzas. Los acontecimientos históricos también influyen en su desarrollo, por ejemplo, durante las Cortes de Cádiz, los maestros acuden a esa ciudad escapando de la invasión francesa y muchos se quedan en Andalucía. También fue muy importante el impulso conferido por la reina Isabel II. Ella creó una escuela de danza en el Teatro Real, y para que alguien pueda imaginarse la importancia de dicha escuela, basta contar que la razón por la que Marius Petipa vino a España fue por haber sido contratado como maestro de ballet clásico del Real. Su entusiasmo al conocer la danza española fue tal que se trajo a toda su familia para aprenderla, y se marcharon a vivir a Sevilla durante varios años.

 

La escuela bolera poco a poco va evolucionando hasta consolidarse en unas danzas prototipo. Y es que Escuela Bolera consiste en unas danzas específicas que se dividen en cinco grupos. Esto es la esencia, el baile puro bolero, el resto ya son estilizaciones de la bolera.

 

-¿Cuáles son estas danzas?

 

-Te las voy a enumerar: “Jaleos”, es un baile de mujer y son el Olé de la Curra, el Jaleo andaluz, el de Jerez, la Macarena y el Zapateado de María Cristina; “Seguidillas”, que pueden ser manchegas boleras, sevillanas boleras y malagueñas académicas; “Boleros”: liso o robado, la Cachucha (danza que se hizo famosa en toda Europa, pues grandes estrellas de ballet como la Essler y la Cerrito venía a España a aprenderla); “Bailes de pareja” que son las panaderas; la flamenca; la tertulia, la madrileña y la maja y el torero.

 

Los bailes de pareja solían interpretarse dentro de un género escénico llamado Balletos, que eran una especie de pequeños sainetes danzados representados en los cafés-cantantes y en los teatros. Lamentablemente, no han llegado hasta nosotros en su integridad, aunque sí se conserva algún libreto. Mi padre, que además de bailarín era músico, fue autor de alguno de ellos.

 

Y el quinto grupo de bailes boleros, que se llaman “De zapateado” son las peteneras, soleares de Arcas, caracoles, el vito, jaleo de gitanos, y los fandanguillos de Huelva.

 

-Entonces, ¿El Ballet Nacional de España hace danza bolera?

 

-No, el BNE hace danza estilizada o clásico español, aunque pienso que debería tener en su repertorio las danzas boleras, porque no las tiene. Pero para ingresar en el BNE a los bailarines sí se les exige saberlas.

 

-¿Cuál es el estado actual de la Escuela Bolera?

 

-Ha atravesado un período en el que casi se olvida, pero parece que se está recuperando el interés, y hay una revitalización que la está rescatando del baúl en el que se encontraba escondida. Cuando volví de Argentina, pues allí se fue a vivir mi familia (Mi hermana mayor se casó con un argentino, y luego se marcharon mis padres y el resto de la familia. En Buenos Aires somos muy famosos. Me reconocen por la calle) había danzas que estaban completamente olvidadas, como las sevillanas boleras. Mi labor es revivirla. Soy el retén de la escuela bolera en España y, afortunadamente, hay gente que la está sacando adelante. Es necesario conocerla porque esto es como pintar, y el artista debe saber manejar el pincel antes de desarrollar su propio estilo.

 

-¿Ha sido positiva la creación del Aula Pericet en el Centro Andaluz de Danza?

 

-Sí, muy positiva. En el Aula Pericet del Centro Andaluz de Danza estamos desarrollando un buen trabajo de conservación y transmisión del estilo. Y voy a daros una primicia: a final de curso vamos a editar un libro sobre la escuela bolera y un DVD que contiene los bailes boleros que se conservan.

 

-¿Cuál es a su juicio el mayor problema al que se enfrentan los bailarines cuando terminan sus estudios?

 

-No es un problema de falta de calidad, pues del Centro Andaluz de Danza  estamos sacando muy buenos profesionales, pero el gran problema al que se enfrentan los alumnos es la falta de salidas. Los chicos trabajan mucho durante años. Hay días en que entran a las ocho de la mañana y salen a las ocho de la tarde, pero terminan los estudios y no hay trabajo. He visto a bailarinas de clásico, con su talento malgastado por falta de oportunidades, y apareciendo en los conjuntos de baile en los programas de sábado noche en la televisión. Antes había más trabajo, más compañías donde encontraban un porvenir (Rosario, Mariemma, Pilar López…).

 

-Siempre les queda el camino de la docencia.

 

-Pero es una pena ponerse a enseñar con 22 años, pues deben vivir, bailar, girar, conocer los escenarios del mundo… En esta vida cada cosa llega a su tiempo y la etapa docente, el convertirse en maestro, debe llegar al final de una carrera como bailarín ¿Cómo si no pueden transmitir a los alumnos la experiencia?

 

Actualmente, en España cualquiera puede ser maestro. Hacen un master aquí y allá, amplían currículum teórico… ¡Sin poner un pie en el escenario! Yo las llamo maestras de carpetilla. Si bien, hay buenos maestros que no han sido grandes bailarines, y grandes bailarines que no han sabido ser buenos maestros, pero la experiencia en el escenario es algo insustituible.

 

-¿La falta de valoración de nuestras danzas tradicionales por parte de las autoridades culturales, piensa que puede provenir de que se asocian con la época franquista?

 

-Si esa fuera la razón sería una soberana estupidez. ¿Qué pensaríamos si los rusos eliminasen sus bailes tradicionales o su ballet clásico, porque se potenciaron durante la época soviética? En España no se está valorando suficientemente el gran tesoro cultural de nuestra danza. Ella ha llegado a nosotros a través de los siglos por encima de muchas vicisitudes políticas, e incluso de las guerras. Confundir política con cultura es un error muy grave. La cultura es lo que identifica a los pueblos, un algo que los hace únicos y que se forma y evoluciona desde su propia raíz. Al árbol sin raíces lo puede arrastrar el viento.

 

MERCEDES ALBI

 

 

 

 

 

 

Please reload

Reciente

November 14, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square