Pastora Imperio en los recuerdos de Dolores de Pedroso (1): "El Amor Brujo" y Rosario Monje, la Mejorana

12/01/2018

 

La erudita de la danza, Dolores de Pedroso, dedica un apartado especial a la gran bailaora Pastora Imperio, siguiendo su habitual estilo compilador, como relatamos en el capítulo anterior. Proseguimos y reproducimos, por tanto, sus propias anotaciones que se encuentran en el archivo de la Fundación Victoria y Joaquín Rodrigo.

 

 

Comienza la sin par Pastora Imperio a conversar con la condesa Dolores de Pedroso, que recoge esquemáticamente unas notas sobre estilo de danza que, por su interés, copio en su integridad:

 

-Las antiguas bailaoras tenían tendencia a codilleras, más que a elevación de brazos.

 

-El uso de los brazos en la Escuela Andaluza impedía que se elevase el brazo mucho porque entonces la castañuela pierde estabilidad y no se puede sacar la sonoridad debida.

 

-La Mejorana era la más completa bailaora por su arte de braceo y colocación de la cabeza, que es importantísimo.

 

-En esa época los que ejecutaban de pies eran los hombres y las mujeres hasta no llegar a la falseta no ejecutaban nada de pies.

 

-La primera que se puso bata de cola sobre un escenario fue Pastora, pero antes ya se usaba en el café cantante.

 

-Siempre tenían los cafés-cantantes una pareja de boleros.

 

-Para el Vito se puede llevar falda de madroñera o falda torera.

 

 

SOBRE EL AMOR BRUJO

 

Pastora cuenta a Dolores de Pedroso que Manuel de Falla redactó todas las características de la nueva obra en la casa donde ella vivía por aquel entonces, sita en la calle Velázquez 65 de Madrid.

 

Y especifica:

 

<<“La Danza del Fuego” la recogió de unos húngaros ambulantes que iban tocando por las calles de Madrid.>>

 

<<“La Canción del Fuego Fatuo” la tomó de mi madre, Rosario la Mejorana, que un día se puso a cantar una melodía que decía así: “Estando en el altozano, comiéndome mis piñones...” y justamente, aquí hizo Falla que se callara y empezó a recoger la melodía. Es un martinete>> 

 

Y añade una anotación muy curiosa, escribe la marquesa que testigo de esto fue Agustina, madre de los Albaicín.

 

<<“Romanza del Pescador” fue una composición de inspiración personal.>>

 

Y sobre el reparto de la obra aclara quién interpretó los papeles del estreno: Pastora Imperio, Candelas; María Benítez, una gitanilla con el nombre artístico de Perlita Negra; la futura María de Albaicín, fue la "otra gitanilla" que actuó con el nombre de María Imperio ; Rosa Cantó, vieja bruja y Carmelo, Víctor Rojas, hermano de Pastora.

 

No hay papel de Espectro, porque en la primera versión del Amor Brujo este personaje no existe, como tampoco el papel de Lucía está definido.

 

Hay que tener en cuenta que en esta primera versión de "El Amor Brujo" la trama es mucho más simple que la que estrena Antonia Mercé diez años después (1925) en París, en la que el argumento y se completa y se crean los nuevos personajes de Lucía y El Espectro, que quedarán para las postreras representaciones que han tenido lugar hasta nuestros días.

 

 

Gracias a las notas de Dolores de Pedroso hemos podido aclarar la identidad de la artista que figura en el programa como "Perlita Negra", se trata de una joven gitana llamada María Benítez. Perlita Negra no era por tanto Agustina, la bella gitana modelo de pintores y madre de María de Albaicín y de toda la saga de los Albaicín, como algunos estudiosos han interpretado. Agustina Escudero sí  salió a escena, pero solo para acompañar a su jovencísima hija, por eso no figura en el reparto.

 

Es algo evidente que nos planteemos una cuestión de sentido común: ¿Cómo podría calificarse de "otra gitanilla" a una mujer de tanto porte como era Agustina, sin que resultase ofensivo? Agustina fue apodada "La Reina", y a una reina no se la puede tildar de gitanilla.

 

Agustina estuvo y actuó, pero no figura en el programa. Y no fue la única que pudo salir a escena sin aparecer en este pues, incluso, es posible que hasta La Mejorana saliera a bailar en el cuadro final en alguna de las representaciones. 

 

Próximamente aclararemos como hemos llegado a esta conclusión, pues incluso hemos entrevistado a Joaquín Albaicín, bisnieto de Agustina, con quien hemos contactado y debatiremos  las conclusiones alcanzadas conjuntamente,  gracias también a un detallado análisis que hemos efectuado de las críticas y escritos sobre el estreno de 1915. 

 

SOBRE SU MADRE, ROSARIO  MONJE, LA MEJORANA

 

Cuenta Pastora que su madre, Rosario Monje, La Mejorana, “era rubia con los ojos azules, media gitana, nacida en Cádiz.” Y sitúa la fecha de su nacimiento en el 2 de febrero de 1856, por lo que fallecería a los 64 años en 1922.

 

 La Mejorana

 

Su abuela por parte de madre, se llamaba Anica y era una gitana nacida en Medina Sidonia que se casó con un armador de buques en el puerto de Cádiz, “se enamoró de ella, habiendo nacido en el Mediodía de Francia”.

 

Este abuelo francés tal vez sea el origen genético de la rubia blancura de la Mejorana y de los ojos verdes de la misma Pastora.

 

La abuela Anica, sigue contando Pastora, no bailó jamás, “pues le horrorizaban esas cosas, así como que las mujeres se adornaran o pintaran”. Si bien, fue muy buena cantaora.

 

La Mejorana

 

Rosario Monje, la Mejorana, “tenía porte gitano y gracia natural, pero sus facciones eran tan suaves y delicadas que parecía sueca. Nunca se adornó con flores para bailar, decía que no hacían falta, que bastaba con el arte propio que se le diera al baile”.

 

Y continúa Pastora explicando la procedencia del sobrenombre de La Mejorana, una hierba aromática que se utiliza de condimento para la gastronomía: “armó el alboroto en Cádiz en la Feria del Perejil, que entonces se celebraba, donde todas las muchachas iban adornadas con perejil porque se decía que traía buena suerte. El mismo pueblo fue quien le puso el nombre.”

 

La Mejorana actuaba en los cafés cantantes de Silverio, Filarmónico de Sevilla y el Café de Chinitas de Málaga. "Bailaba en serio" -continúa explicando su hija- "y hacía un repetición bailando cosas suyas propias, y luego cantaba con voz delicada. Era puntera, es decir, que actuaba al final. El público aguantaba todo el espectáculo por verla a ella".

 

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

 

 

Please reload

Reciente

November 14, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square