Entrevista a Brigitta L. Merki, directora de "Flamencos en Route"

24/03/2019

Brigitta L. Merki, directora de la compañía suiza Flamencos en Route, ha estado estos días entre Madrid y Jérez, donde coincidí con ella en el Teatro Villamarta.

 

La artista, siempre profunda y reflexiva, no para, su mente siempre está ideando, buscando nuevos cauces y formas de expresión en el arte flamenco. Más de 30 producciones avalan la sólida trayectoria de su compañía, creada en 1984 bajo la influencia de su maestra Susana Audeoud –quien con José de Udaeta creó el famoso duo Susana y José en los años 50- y el compositor, Antonio Robledo.

 

Brigitta es una figura imprescindible en la evolución del flamenco. Ella  irradia la cultura española desde un epicentro diferente, como si fuera un satélite privilegiado que se ha desprendido de la estrella original y brilla con luz propia. Pero su materia es la misma, lo que varía es la profundidad de su concepción, que ha creado un lenguaje que lo enriquece.

 

El flamenco no es exclusivo de los españoles, y así como a principios del siglo XX se discutía si este arte propio de la cultura gitana  podía tener entre los payos intérpretes de calidad, lo que a día de hoy es una cuestión totalmente superada, los artistas extranjeros que han hecho de nuestro arte su vida merecen un lugar a la altura de los mejores, porque además lo son. Ellos nos engrandecen.

 

 

Brigitta me cuenta que está comenzando en Madrid los ensayos para su nueva producción  “Ícaro, muere o vuela”, que será estrenado próximamente en Königsfelden, una abadía gótica del siglo XIV en el corazón de los Alpes... 

 

 

-¿Qué estás haciendo estos días en España?

 

-He estado ensayando con algunos bailarines para  la nueva producción. Se va a titular “Icaro, muere o vuela”. Vamos a estrenar el 24 de mayo en la Abadía, habrá 23 actuaciones que finalizarán el 23 de junio.

 

-¿Cómo es “Ícaro, muere o vuela”?

 

-Es un proyecto interdisciplinar, hay baile contemporáneo, break-dance y flamenco.

 

He estado ensayando con Javier Sánchez y bailarines de los otros estilos: Dany Zoo, que es un breakdancer aunque nacido en Sevilla; Ivan Amaya que es un bailarín contemporáneo también sevillano, y  Valentina Pedica, bailarina contemporánea que vive en Madrid.

 

 

-¿Son tu elenco?

 

-Son parte del elenco, hemos hecho solo unos pre-ensayos. En total serán 13 bailarines, de flamenco, break, y contemporáneo con 8 músicos, pues la obra tiene su propia música original creada ex profeso.

 

 

-¿Y la coreografía?

 

-He coreografiado conjuntamente con Rob Kitsos, un artista canadiense de danza contemporánea con el que me encanta colaborar.

 

 -¿Qué significado tiene vuestro Ícaro?

 

-Ícaro para mí es un símbolo de una energía muy positiva, del anhelo de vivir, del deseo de alcanzar nuevas experiencias vitales, de asumir el riesgo en el sentido de que hay que atreverse a acercarse al sol. Y esto es todo un símbolo de cómo se trabaja en el arte. El artista asume un riesgo, y si no te arriesgas… no alcanzas la meta.

 

A veces te caes y tienes que volver a levantarte para emprender nuevos vuelos.

 

El artista tiene siempre que volar hacia la luz, y hacer más y más vuelos. Y cuantos más haces, estos son más perfectos.

 

 

-¿Y en la danza?

 

-En el baile es muy importante saber caer, y esto da muchas opciones en el modo en que se plasma  en la coreografía. Caer y saber levantarse de nuevo, hacerse otro plan y seguir volando, viviendo y estar en diálogo permanente con todo lo que te interese y aporte es fundamental para crear en danza.

 

Yo pensé ¿Cómo se puede volar? Y vi los break-dancers y me di cuenta de que saben volar. Son gente joven que está en la calle haciendo cosas que en el fondo pueden ser mortales. Concebí esa idea.

 

En “Ícaro, muere o vuela” los bailarines son de diferentes estilos, break, flamenco, contemporáneo, pero es que en la vida hay muchos tipos diversos de personas… Cada estilo de danza pertenece a una forma distinta de ser y ver el mundo, y eso me interesa muchísimo.

 

 

-Hace poco he leído que la personalidad se configura de dos únicos modos: la imitación y la invención. Hay seres que se construyen solo a base de imitación, que son personas rígidas y extremadamente tradicionales, la invención es lo que configura la libertad individual.

 

-Sí, esto es Ícaro, libertad, la búsqueda que le aleja de los consejos de su padre Dédalo, otro personaje fundamental de su historia, quien le enseña cómo se tiene que hacer y hasta donde se puede volar…

 

 

-¿Qué es lo que más te atrajo del personaje de Ícaro?

 

-Me gusta mucho la idea de la inocencia de Ícaro. En la vida siempre hay un margen que se confecciona con prohibiciones sobre lo que se puede hacer y lo que no. Al niño se le marcan unas normas, pero para evolucionar hay que cuestionarse los límites establecidos, saltar y arriesgar, porque ¿Quién no ha sentido alguna vez deseos de volar?

 

El vuelo es el mundo de la fantasía, de la imaginación, donde todo es posible.

 

-Feliz nuevo vuelo!!! Brigitta.

 

 

MERCEDES ALBI

Fotografías ensayos Caroline Minjolle

 

 

Please reload

Reciente
Please reload

Archivo
Please reload