La impactante VI Edición de la Muestra Coreográfica de Beta Pública

Las danza irradiaba su presencia en este caluroso sábado del mes de junio. Era como si de repente, al dejar el invierno, los teatros de Madrid se pusieran a bailar y la energía de la primavera fuese recibida con multitud de propuestas de danza. Había que elegir a cual acudir y no tuve duda, pues desde que conocí a su directora, Pilar Villanueva, jamás me pierdo una nueva edición de la Muestra Coreográfica Beta Pública.

 

En esta su VI Edición se ha batido un record de compañías extranjeras. Han participado en el proceso selectivo más de 80 compañías de todo el mundo. Las piezas seleccionadas definen de manera directa lo que se está generando actualmente. Bailarines y creadores provenientes de varios países provocan en el espectador un gran impacto. Ellos abren desde el escenario del Centro Cultural Paco Rabal una ventana hacia el arte actual. Hay que dejarse llevar o más bien arrastrar por esa corriente de rebosante energía que nos brindan.

 

El Festival comenzó en el vestíbulo con una performance de Lara Padilla titulada “Inside”.

 

 

Lara Padilla es una artista inclasificable en una única disciplina. Las etiquetas restringen, y es imposible constreñir a esta bella mujer rebosante de dones que ante un panel blanco comienza a dibujar. Mientras pinta el cuadro, un bailarín (Eduardo Alvés, Marcos Galisteo) comienza su danza y la pintora interactúa con él, entablan un duelo.

 

 

“Él es mi corazón”, me cuenta, “muchas veces en mi estudio me siento sola. Estoy pintando y siento una especie de dolor interior, es la lucha que siente todo aquel que crea algo, se sufre mucho mientras lo vas sacando hacia fuera…”. Finalmente Lara se desnuda, ha conseguido transformase en lo que siente, porque ella misma con su cuerpo pintado es la obra de arte.

 

 

Se abre el telón y Idar Tagirov baila “Ratatouille”. Es impresionante su gran técnica y la profundidad expresiva de su pieza.

 

 

Fiel a sus raíces culturales, este bailarín de San Petersburgo se ha inspirado en el personaje de Petrushka. “Ningún artista debe olvidar la cultura de la que proviene. He mirado hacia atrás, hacia el gran Diaghilev y los ballets rusos para ahondar en el significado de mi coreografía”, me explica que Petrushka y Ratatouille significan lo mismo, pues la historia de Petrushka proviene del cuento francés titulado Ratatouille. Petrushka en ruso significa hierba, es una especie de símil porque la marioneta se mueve como el viento en la hierba.

 

 

El Ratatouille de Ivan no juega con la muerte como el personaje del ballet, sino que entabla un duelo con las personas, contra aquellos que le ordenan constantemente lo que tiene que hacer y le manipulan sin descanso. Entonces… el muñeco se revela. La cuerda que pende en el escenario no le sirve de horca, sino que  trepa por ella para, finalmente, alcanzar su libertad.

 

 

Samuel Ramírez es el creador y bailarín, junto con otros 5 artistas (Carol Brito, Vidalis de la Cruz, Cristian Hazin, María Muñoz, Samuel Manzueta) nacidos en la República Dominicana, de “Exhalando”. Samuel vive en Madrid desde hace 3 años y vino gracias a una beca del Instituto Alicia Alonso.

 

 

La concibió como una especie de desahogo en que cada uno de los intérpretes expone su situación personal. Comenzó haciéndoles expresar una palabra, como una especie de grito interior, y así fu dando forma a su papel en la obra. Se inicia con el poema de Julio Cortázar “Instrucciones para subir una escalera de espaldas”.  La duración es de 45 minutos pero en Beta interpretaron un extracto de un cuarto de hora. La agilidad de los bailarines y la magnífica concepción espacial quedó patente en esta “exhalación” que fue al mismo tiempo individual y colectiva, porque cada uno enfrenta en la vida un camino y unos obstáculos. Así Samuel nos explica que  “la pieza es muy híbrida, es como un collage de sensaciones  que van expresando para terminar afrontándolo al unísono gracias al apoyo de los demás”.

 

Desde Roma vienen Pablo Girolami,  que crea y baila con Giacomo Todeschi su "Manbusha".

 

 

Recibió la inspiración  al imaginar a dos niños jugando en un campo de arroz. Esa imagen rondó en su cabeza como una especie de huida del mundo moderno y un deseo de regresar a los orígenes más puros del mundo rural. Él aparece como un personaje que simboliza este anhelo de Pablo. Su originalísima coreografía está imbuida de los movimientos de animales como las garzas en su ceremonia de cortejo y también en las arañas que tejen sus telas.

 

 

"Es como si estuviésemos enjaulados por la urbe y no pudiéramos escucharnos a nosotros mismos, pero alguien aparece dentro de ti y te guía", cuenta Pablo.

 

 

Sybila Gutiérrez viene de Valencia donde ha creado su propia Cia. Dunatacá. En su solo expresa la confrontación entre quien los demás quieren  que sea y lo que ella misma es.

 

 

Y reflexiona con intensidad en "Mujer": "¿Quien es una misma persona? Yo soy muchas y al menos hoy quiero mostrarte varias personas de la mujer que habito. Me cuesta mostrarte mis tripas, contarte mi historia porque ahí vas a verme realmente desnuda. A veces me pongo un "traje" para sobrevivir, un vestido de voces de anuncios y madres. Otras me muestro vulnerable en la intimidad. Quizá hoy decida decir basta, ser lo que no se puede, caminar con mis propios pasos. Un viaje entre el mostrarse y no, entre habitar ese "traje" o romperlo".

 

Nikola Majtanova y Marcin Denkiewicz residen actualmente en Viena, ella es de Eslovaquia y él de Polonia, son pareja en la escena y en la vida real. Su compenetración es excelente. 

  

 

"Retrospección" es su primer trabajo juntos. Han disfrutado mucho con esta experiencia y consideran que es distinto que trabajar con alguien extraño: "En la distancia no dices todo lo que piensas, desde la intimidad, que te proporciona crear algo con quien compartes tu vida, hay mucha más emocionalidad, vas más directo, más en carne viva... Incluso al principio es más difícil pero luego te sientes más enriquecido."

 

La pieza es una historia de amor, desde el hechizo del encantamiento inicial hasta la violencia de las discusiones... Y un final abierto en el que cada cual puede ver reflejada su propia historia. Cada persona conecta con su propia "Retrospección".

 

"La idea original era crear dos mundos en el escenario. Cada uno tiene una historia diferente en una línea de tiempo diferente. El único elemento común en la pieza es una mujer y un hombre. Dos mundos que simbolizan diferentes capítulos en sus vidas. Uno es cálido y romántico, pero otro es agresivo y frío. Como en la vida real; el comienzo de una relación siempre está lleno de amor apasionado, pero con el paso del tiempo, este sentimiento pierde intensidad", explican en las notas al programa.

 

Marina Miguelez es una bailarina y coreógrafa andaluza como la bailarina Paula Montoya con quien interpreta "Penumbra"

 

 

"Nosotras tenemos una base clásica pero la línea de mi proyecto es más contemporánea". La pieza que escogida para Beta Pública está inspirada en un problema muy grave del que nadie habla: el suicidio de los jóvenes. "Me impresioné mucho por el número de muertes que hay sin que la sociedad se conciencie de esta gran tragedia. Es como un tema tabú, como que si de habla de ello fomentará que aumente el número de muertes...", nos cuenta Marina, "hemos estado investigando. Entre los jóvenes hay el doble de muertes por suicidio que en accidentes de tráfico y unas doce veces más que muertes por violencia de género."

 

"Hemos ahondado en lo que deben sentir estas víctimas. No buscamos el morbo que encierra el acto violento de la muerte, sino tratar de comprender lo que les ha conducido ahí. Nos hemos documentado mucho, incluso hemos hablado con psicólogos para poder inspirarnos."

 

En el programa se denuncia: "Me encuentro en la sombra. Allí estoy a salvo y encuentro frente a los retos y a las penurias de allá a fuera. Sin embargo, este vértice oscuro que me ampara, me augura el final más último de todos. Y después de esto ya no habrá nada... una gran e infinita nada ¿Podré encontrar salida hacia la luz? Según el INE (2017), en España se quitaron la vida 3.679 personas, siendo el suicidio la principal causa de muerte entre nuestros jóvenes".

 

La Zero Dance Company una compañía de reciente creación formada a principios de 2016, es un proyecto que surge de la necesidad de crear y proyectar una calidad de movimiento basado en la Danza Contemporánea y Urbana.

 

 

José Luis Magaña dirige y coreografía "Sonder" bailada por Ana Pascual Revenga,  Fernanda Torres, Ana Romero, Mara Safonte, Cristian Omar Hazin, Samuel Ramírez, Estefan Vega, Wandalissa Mariel, Claudia Arrue, Alessia Palladino, Sergio Andre Shimose y Pablo Reyero.

 

 

José María nos cuenta que nació en México y que lleva 7 años viviendo en Madrid. "Vine a bailar con Danza 180 y empecé hacer mis propias creaciones. Pienso que lo mío es más ser creador que bailarín" Con Zero trabajan para dar una oportunidad para que los jóvenes puedan experimentar y hacer proyectos.

 

 

"Sonder" significa que cada persona tiene que se consciente de que los demás no solo una cifra estadística, sino que cada uno vive vida tan real como el otro. Este concepto lo llevo a la época del holocausto, cuando las víctimas dejan de ser quienes son para convertirse en un numero más en la lista; de como en ese momento la humanidad no existía. Y lo hago bajo el punto de vista de una personaje que es una niña, todo transcurre desde el punto de vista de su mirada.

 

Esta protagonista es una bailarina de solo 13 años. Ella simboliza la inocencia por eso va disfrazada, piensa que está en una fiesta, que los demás, que están siendo despojados de su propia identidad en el campo de exterminio, están jugando. No ve la realidad hasta que de golpe se da cuenta. He querido plasmar un viaje entre las sensaciones o emociones del mundo actual que mira hacia otra parte y la niña a la que protege su inocencia, pero el mundo es cruel y finalmente cae la venda de sus ojos.

 

La IV Edición de Beta Pública ha logrado una vez más su objetivo de juntar a los talentos, de reunirlos en esta convocatoria para intercambiar sus visiones y difundir y acercar la danza contemporánea al público, que participa en un animado coloquio final con los artistas. 

 

MERCEDES ALBI

Fotografías Guillermo Latorre

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Reciente

November 25, 2019

November 14, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square