Entrevista a Asiya Lukmanova, directora del Russian Masters Ballet de la Academia Vaganova


Me reúno con Asiya Lukmanova en los jardines del Centro San Juan en Alicante, donde se alojan los alumnos y profesionales del Russian Masters Ballet que ella organiza y dirige.


La lucha frente al COVID continúa con un gran esfuerzo por parte de los profesionales de la danza, sin que podamos olvidar al mundo de la enseñanza y a los docentes, que como Asya Lukmanova luchan por continuar contra viento y marea. Por fin logró poner en marcha el Russian Masters Ballet en su séptima edición en Alicante.


Ella goza de un currículum impecable, el que corresponde a su personalidad, es un tipo de mujer de las que consiguen lo que se proponen, con elegancia, inteligencia y firmeza de carácter.

Asiya se graduó summa cum laude en la Academia Rudolf Nureiev de Ballet en 2002 y se convirtió en solista de ballet en el Teatro de Ballet de San Petersburgo de K.Tachkin.

A los 17 años bailó su primer papel solista – Kitri en el ballet “Don Quijote”, a los 25 años de edad se convirtió en la promotora del festival Electromar, hoy en día uno de los más grandes festivales de música en España con más de 30.000 espectadores.

En el 2009 se licenció como profesora de ballet clásico en la Academia Vaganova de Ballet que ha dado un nuevo giro a su carrera. Posteriormente, inicia una exitosa carrera al frente de Russian Masters Ballet, llevando lo mejor del ballet mundial por varios continentes.



-¿Ha sido todo muy complicado este curso?


-Este año no ha sido nada fácil pero, lamentablemente, no lo ha sido para nadie y el mundo del ballet ha quedado muy dañado. Hemos luchando hasta el último momento para poder organizar el Russian Masters Ballet de esta convocatoria. Nosotros comenzamos a organizar el curso hace 7 años y desde hace 4 como el oficial de la Academia Vaganova.


-¿Dónde organizáis los cursos de la Academia Vaganova?


-Como están orientados al alumnado procedente de todo el mundo lo celebramos en tres sedes: Alicante, San Petersburgo, en la sede de la propia Academia Vaganova en la que estamos encargados de organizar el curso internacional, y Estambul. Aunque en la presente edición solo lo hemos podido organizar aquí, y de forma muy mermada.


-¿Ha modificado la pandemia vuestros planes?


-Generalmente, reunimos en Alicante unos 300 alumnos aquí en este maravilloso Complejo San Juan, donde nos alojamos y disfrutamos de unas magníficas instalaciones; las clases se imparten por las mañanas en el Conservatorio de Novelda. Es como un selecto campamento donde nuestros alumnos aprenden, conviven y disfrutan de un merecido tiempo de ocio. La presente edición se ha logrado celebrar de forma extrema y todavía estamos ultimando si será posible hacer la gala de clausura.



-¿Notas en los jóvenes bailarines las consecuencias del confinamiento?


-Se nota mucho. Ha afectado a su forma física, porque no es lo mismo recibir clases online, que también impartimos, que poder hacerlo presencial y no en el reducido espacio de sus hogares. Y también lo noto en la ilusión que tienen, porque cuando les nombro algo sobre la gala final, que aun no está claro que podamos hacer, les brillan los ojos de ilusión, de tantas ganas que tienen de poder subir al escenario después de haber estado encerrados.



-¿De qué países proceden los alumnos?


- En todas las ediciones del curso de Alicante tenemos un cincuenta por cien de españoles y un cincuenta de extranjeros, y se matriculaban muchísimos, en torno a los 300 alumnos. Esta edición, a consecuencia de las estrictas restricciones de seguridad, nos hemos visto obligados a reducir el aforo a solo 54 plazas que están cubiertas con nacionales en su mayoría.



-¿Qué va a pasar con la Gala de Clausura?


-La Gala que celebramos con alumnos ya es todo un acontecimiento en Alicante, vienen a verlo en torno a mil personas a Novelda. Es un evento gratuito. Luego, se culmina con una Gala de Estrellas en la que bailan los profesores, estrellas de talla internacional, que han venido a impartir el curso. Se suspendió todo en mayo.


Luego, en junio, gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Novelda, nos acogimos a la posibilidad de celebrarlo con plazas limitadas, con un estricto cupo de alumnos a fin de adaptarnos a nivel sanitario para cumplir los requisitos de seguridad. Tampoco hemos podido traer a los treinta y pico profesores, solo han podido venir cuatro.



-¿Cuál es la razón por la que Alicante es sede del curso Russian Masters Ballet?


-Me instalé en la zona por motivos personales. Me casé con un español al que conocí durante una gira de mi compañía. Inicialmente, vivíamos en Murcia. Trate de encontrar un camino profesional en el que sentirme realizada.


Como impartí cursos como profesora invitada en el Conservatorio de Alicante, comencé a planear lo que deseaba transmitir con un tipo de formación que en su mayor parte no era conocida en España. Así lo hice, contacté con mis propios profesores de San Petersburgo y poco a poco hemos llegado a ser un master de referencia internacional.



-¿Qué edades tienen los alumnos?


-A partir de 10 años y menores de 20. Se lo pasan muy bien. Tiene actividades de tiempo libre. Se crea comunidad muy bonita. No fomentamos la competición entre ellos sino la camaradería. Tratamos de crear una experiencia inolvidable y además, sirve para darlos a conocer desde el extranjero como trampolín internacional a sus futuras carreras. Hoy en día ya tenemos más de 45 alumnos y artistas colocados entre Academia Vaganova, Escuelas Estatales de capitales europeas, como Berlín y Zurich, diferentes teatros, entre ellos Teatro Mariinsky y teatro de Dortmundt.


-¿Cómo ves a los alumnos bailarines españoles?


-Hay bastantes alumnos con talento, aunque al recibir muchísimas solicitudes de España en su mayor parte, finalmente, no es alumnado profesional. Pero es así en todas partes.



-¿De dónde eres?


Nací en Kamchatka. Mi madre es de San Petersburgo y me mudé allí muy temprano. Mi sueño desde siempre era entrar en la Escuela Vaganova, pero no pasé la prueba porque me faltó un centímetro en mi complexión física. Entonces, entré en la Academia de Ufa, y logré graduarme muy temprano, dos cursos por delante de lo que correspondía a mi edad, porque siempre tuve un nivel técnico muy potente, y a los 17 años ya bailaba como profesional. Posteriormente, cursé el magisterio como profesora en la Academia Vaganova.



-¿Qué requisitos se necesitan obtener la titulación de maestra de la Academia Vaganova?


-Primero se necesita el título de bailarín, pero además un mínimo de tres años de experiencia escénica. Luego si te admiten en el curso, son cinco años de estudio.


-¿Hay mucho intrusismo?


-Sí, no me gusta hablar mal de nadie, pero sí lo hay. Obtener el título de maestro del método Vaganova es muy complicado y con unos requisitos muy estrictos.



-¿Cuáles son las características del método Vaganova?


Es muy preciso, muy puro en su forma; lo más importante es, no lo que se está haciendo, sino cómo lo estás haciendo. Lo importante es la forma, la coordinación del movimiento de brazos y tiene como eje la espalda.


-¿Por qué crees que el método Vaganova se impuso históricamente?


-Hay varias razones históricas que justifican la importancia del desarrollo del ballet en Rusia. En primer lugar, los rusos tienen unos cuerpos con mucho talento natural para la danza. Y luego, se abrieron al mundo, en el sentido de que se importaron los mejores bailarines de todas las nacionalidades que empezaron a impartir sus conocimientos a los alumnos rusos hasta que surgieron los grandes bailarines autóctonos que maravillarían internacionalmente.


Pero en aquel momento de formación, Vaganova pudo ver como bailaban con los diferentes estilos. Los pies franceses, el virtuosismo italiano, la técnica danesa etc… Y entonces, pudo escoger su método entre todo lo que había admirado y seleccionado. Y lo que es más importante: lo sistematizó en 8 años de estudio, paso a paso y completamente reglado, por lo que ha funcionado y funciona de maravilla.


Anna Ol


-¿Vais a poder celebrar las galas de clausura?


-Todavía no lo sabemos. Planeamos hacerla al aire libre en Novelda, pero luchamos para superar los obstáculos y celebrarla. Pero será solo una gala con los alumnos y no habrá gala de estrellas, aunque estas bailarán con ellos. Los cursos de San Petersburgo y Estambul los hemos cancelado.



-¿Va a venir Polina Semionova?


-No ha podido ser, pero viene Anna Ol, principal del Ballet de Holanda. Impartirá la master class con los chicos y bailará en la gala, esperamos..


La crisis del COVID ha golpeado muy duro al mundo del ballet, pero tenemos que superarlo y luchar con todo ánimo y fuerza. En ello estamos.


MERCEDES ALBI

(Fotografías del master 2020 facilitadas por la organización)

Reciente
Archivo
Síguenos
  • Facebook Basic Square