Beta Pública 7ª Edición, una muestra coreográfica rebosante de talento


Siempre me parece interesantísimo acudir a la Muestra Coreográfica de Beta Pública, un espectáculo que no me pierdo ningún año, y aunque con retraso y venciendo a los “elementos” en forma del ataque vírico que sufrimos, allí estuve, en la función de clausura del pasado domingo en el Centro Cultural Paco Rabal.

¿Por qué dejar de viajar?, me pregunto, si sentados en nuestra butaca, aunque con mascarilla, podemos hacerlo gracias a que Pilar Villanueva, directora de Beta Pública, ha seleccionado entre 120 las mejores propuestas llegadas de todo el mundo. Así, sin movernos del sitio, las piezas coreográficas de más reciente creación se despliegan ante nosotros como un magnífico abanico con las tendencias más innovadoras.

Y ahí radica la emoción de este Festival, te dejas sorprender y te sorprendes cada año por algo distinto que jamás defrauda, que abre una ventana que se convierte en realidad en un universo de cosas nuevas, pues en la auténtica creatividad no existen los límites.


Ana Rosa Manzanera vino desde Valencia con su “Blank OUT”, que fue Pro.Beta, una nueva modalidad del festival que consiste en seleccionar un trabajo coreográfico en fase embrionaria a la espera de un futuro desarrollo.

Y así hizo Ana Rosa, que nos cuenta cómo concibió la pieza en pleno confinamiento, cuando su cuerpo perezoso casi se había pegado al sillón, y tenía que salir de él, surgir de nuevo -una adicción que ella llama “sofing”- y en un vaivén de energía y con una gran técnica, supo transmitirnos sus sensaciones con mucha originalidad. Ella, además de su propia compañía, es miembro de Migrodanza.


Tangen/Benzal nació en 2015 y han realizado diversos proyectos tanto nacionales como internacionales, y ahora se presentan por primera vez en Madrid, donde Jesús empezó a coreografiar para el Conservatorio Profesional María de Ávila. Se encuentran en los inicios de un nuevo proyecto “pero con el Covid va un poco más lento de lo que debería de ir, pero pretendemos tenerlo listo para el 2021”, nos comenta Jesús.


Nadia Yagoubi, Hada Continente, y Saray Garzia, conforman Compañía X, iniciada en 2018. “Estudiamos juntas y decidimos montar nuestro propio proyecto”. Han estado girando con “Y ahora qué?” dos años por Costa Rica, México, Panamá… patrocinadas por el Centro Cultural de España en el Exterior. “Actualmente, somos una compañía residente en Zaragoza en el Teatro de la Estación. Nos movemos con muchas ganas y fuerza, especialmente, por nuestras tres ciudades de origen: Zaragoza, Madrid y Eíbar”. La inspiración de su exitoso trabajo surgió en un momento de incertidumbre. Nos cuentan que todos vivimos momentos en los que saltamos al vacío, tenemos miedo pero hay que enfrentarse a algo y sin saber qué es lo que viene después. “Y aun así, lanzándonos a lo desconocido, se generan cosas que no terminan de cuajar, un ciclo cuyo final se ignora pero que cada uno lo hace suyo a su manera y forma.”

El próximo 19 de noviembre ofrecerán una función en el Teatro de la Estación a las 20 horas, y también van Compañía residente del Centro Coreográfico de la Gomera.



Desde Japón, aunque reside en Alemania, nos visita Kenji Shinohe con “K(-A-)O”. Fue algo impactante ya que este bailarín puso su atención en algo que suele considerarse en la danza contemporánea como un elemento secundario: el rostro. Y nos contó quenuestras caras tiene muchos músculos diferentes que se pueden mover en cualquier dirección, conteniendo muchas posibilidades que nosotros los bailarines a veces olvidamos”.

Concibió la idea para su pieza una mañana que iba en el metro de Tokio y observó como todos estaban con expresión inerte mirando sus móviles y enviando, por el contrario, mensajes en los que comunicaban diferentes sentimientos”. Este contraste entre el rostro frío y la emoción contenida y limitada a lo que se envía a través del aparato, da pie a una muestra de expresividad prodigiosa y originalísima por parte de Kenji.


El Colectivo Sin Par, desde Granada, lo componen Wilma y Marina, que nos ofrecieron su pieza “Efecto Siam”, su primera creación. Está basada en la unión física entre dos personas tal y como se da en los siameses. Fue la historia de Chang y Eng Bunker, los dos primeros hermanos de este tipo registrados, quienes dieron la pauta para esta coreografía tan estética.

Wilma es la autora y se inspiró en su relación con su amiga Lara Misó de quienes todo el mundo decía que eran uña y carne, pues habían estado siempre juntas desde la escuela bailando hasta que se separaron al entrar en diferentes compañías. Leímos un libro y mucho material sobre la historia de los hermanos Bunker, que nacieron pegados y permanecieron con sus troncos unidos durante 62 años, y así exploramos las relaciones de dependencia y el transformarse dos cuerpos juntos gracias a las condiciones del otro.

Están muy contentas de mostrar su pieza en Madrid, pues es un trabajo muy elaborado con música original compuesta por el italiano Marco Colochi.


El Colectivo Banquet, con Ana, Jerónimo y Jesús, tres de sus integrantes de los seis que lo forman, exhibieron su pieza "Rojo, rojo, verde", que fue galardonada en el Certamen Internacional de Coreografía Burgos-New York.


Sus trabajos nacen de su unión forjada desde las aulas del Conservatorio Profesional María de Ávila donde crearon este “Rojo, Rojo, Verde”.

Su colectivo también afectado por la situación del confinamiento donde fueron conscientes de la necesidad de estar juntos y de todo lo que se echaban de menos, ya que viven en ciudades diferentes, decidieron unirse. Desde entonces ya han tenido 5 actuaciones y pronto se les podrá ver el día 22 de noviembre en el Centro Castellar de Valencia en su primera “full evening”. “En Rojo, Rojo, Verde somos intérpretes y coreógrafos al mismo tiempo. Es una pieza divertida y accesible para todos los públicos, engancha, entretiene y tiene ese rasgo de frescura y diversión que identifica el colectivo Banquet”. Pronto quieren hacer una nueva producción con seis bailarines-coreógrafos en un más difícil todavía, que esperamos y deseamos obtenga la misma calidad que la ya exhibida.


Los jóvenes artistas, rebosantes de talento, brindan al público una gran dosis de vitalidad, sacian nuestra pena, los miedos que nos rodean y nos dan esperanzas para continuar. Hacen posible lo imposible. Son el bálsamo del arte que cura nuestras heridas.


Mercedes Albi

Fotografías escena por Alba Muriel

Reciente
Archivo
Síguenos
  • Facebook Basic Square