Entrevista a Antonio Najarro tras el éxito de la Ópera Ainadamar

Antonio Najarro es una personalidad que parece gozar del don de la ubicuidad, como esos seres divinos de los que el resto de los mortales afirman haberlos visto en dos lugares distintos al mismo tiempo.


Y es que no solo nos visita en nuestras casas todo los lunes a las 20 horas a través de la pantalla de la tele, con "Un país en Danza" -el programa que dirige-, sino que además aparece en los lugares más diversos del planeta implementando nuevos proyectos, lanzando la danza española hacia nuevos escenarios.


Termina de regresar de Glasgow donde ha coreografiado una nueva producción de la ópera Ainadamar.



P.-¿Qué tal ha ido el estreno de la nueva producción de la ópera Ainadamar?


-Ha sido una experiencia increíble. La directora ha sido Deborah Kolker, un coreógrafa brasileña muy conocida. Ella trabajo mucho con bailarines de todo tipo: contemporáneos, muy fibrados, acróbatas... Tiene una visión muy interesante, es muy teatral, muy visceral.


P.-¿Podrías resumirme el estilo de Ainadamar en una sola frase?


-Yo diría que es una obra muy contemporánea, pero sumamente emocional. Imagínate que algunas personas del público terminaron llorando. Dicen en el teatro que es la ópera que más ha impactado al público.


P.-¿Cómo te planteaste tu coreografía?


-Afronté el reto de llevar a la ópera contemporánea la danza española actual, con toda su fuerza, sin clichés, ni volantes gratuitos. Cada elemento escénico poseía un significado hondamente simbólico, muy teatral y muy emocionante.



P.-¿Ha sido complicado moverte en un ámbito tan diferente como es un teatro de ópera donde no se conoce mucho la danza española?


-El trabajo desarrollado ha sido muy intenso, había que hacer moverse a los a los cantantes principales, al coro, a bailarines de estilos diferentes. La directora, Deborah Kolker, tenía una visión de unidad, que todos quedasen integrados, que casi no hubiera diferencia entre ellos en los números grupales con el objetivo de dar unidad al conjunto. Ha sido un trabajo muy enriquecedor.


P-¿Has contado con bailarines españoles?


-He llevado algunos bailarines de España, otros eran de Londres. Me siento satisfecho con el resultado.


P.-¿Quienes eran los bailarines españoles?


-Aitor Hernández, Juan Pedro Delgado y Julia Ruíz.



P.-Creo que entre el público habían personas muy destacadas de las artes escénicas internaciones ¿Se puede contar?



-Claro. Estaba el director del Metropólitan de New York, de la Ópera de Detroit. Les ha gustado mucho.


P.-Realmente no paras. Casi te pierdo la pista de tantas cosas que haces ¿Desde el pasado verano hasta ahora en cuantos lugares has estado?


-Bueno, en julio hicimos con mi compañía nuestro nuevo espectáculo, "Querencia", en los Veranos de la Villa con la Orquesta Sinfónica de Extremadura en directo, y fue un bombazo; luego viajé a Paraguay a impartir una masterclass dirigida los alumnos danza española de allí, hicimos funciones con la compañía; todo el mes de agosto estuve rodando los programas de la segunda temporada de "Un país en danza", y recorrí España de norte a sur porque quería entrevistar a los artistas en sus entornos (Madrid, Jérez, Rentería, Zumaya...); en septiembre, con mi compañía, bailamos en España y Francia (Marsella, Arcachon); en octubre en Glasgow comenzamos el montaje de la ópera que compaginé con las actuaciones de mi compañía en Valladolid y Jérez...


Y tengo proyectos muy interesantes.



P.-Dime el más próximo.


-Va a ser en Toulouse iré a trabajar con los bailarines del Ballet du Capitole en Don Quixote, y en enero, con esta misma compañía iré a remontar mi coreografía "Tablao" que ser representará en París.


P.- ¿Y en España?


-En unos días me voy al Concurso Flamenco de Córdoba como miembro del jurado. De aquí a fin de año tenemos iremos con mi compañía a Salamanca y a Toledo.


Me siento muy motivado de afrontar nuevos retos y nuevos caminos para la danza española.


MERCEDES ALBI



Síguenos
  • Facebook Basic Square