Entrevista a Estela Alonso, la gracia bolera del Suma Flamenca Joven


Quedan pocos días para Estela Alonso presente su primer espectáculo en solitario el próximo sábado, 25 de septiembre en la Sala Verde de los Teatros del Canal, dentro del ciclo Suma Flamenca Joven. Ensaya por la tarde en sede del Ballet Nacional de España una vez terminada la jornada de trabajo, que compatibiliza con su recién emprendida trayectoria en solitario.


Antes de ingresar en el Ballet Nacional de España en 2015, bajo la dirección de Antonio Najarro, trabajó en las compañías Daniel Doña, Emilio Ochando, Nuevo Ballet Español, Antonio Márquez y Enclave Español. También colabora asiduamente como artista invitada de escuela bolera en los tablaos Villa Rosa y Corral de la Morería de Madrid, así como en las obras Camino, de Jesús Carmona y la ópera flamenca Bailando con Carmen.


Estela es la gracia bolera, el garbo de antaño que regresa porque es eterno y que ha paseado por los tablaos madrileños, siendo imposible olvidarla a los que la han visto bailar.

-¿Cómo estás?


-Ahora me pillas justo en esos días previos a un estreno en los que parece que el tiempo se te echa encima… Este mismo sábado estaré en la Sala Verde de los Teatros del Canal, dentro del festival Suma Flamenca Joven.


-Pero te veo muy feliz.


-La verdad es que me encuentro en un momento profesional muy bueno, con muchas ganas de bailar, sobre todo si tenemos en cuenta la época que estamos viviendo en la que los bailarines, como el resto de artistas, luchamos por salir del parón que supuso la pandemia y que las cosas vuelvan a su curso anterior.

-¿Por qué te has decidido a bailar en solitario?


- Sentí que había llegado el momento, soy una persona con muchas inquietudes y Suma Flamenca Joven me ofreció la ocasión.


-¿En qué consiste la versión “Joven” del Suma Flamenca?


-Este año es la primera edición, una novedad para un festival tan consolidado y su objetivo es dar visibilidad a jóvenes promesas del flamenco. Se celebra cuatro días consecutivos y en cada espectáculo se reúnen guitarrista, cantaor y bailaor todos menores de 30 años. Es un espectáculo compartido. Quiero hacer una puntualización.


-Claro, dime.


-Yo no formo parte de ese mundo tan flamenco, soy bailarina, no bailaora. Tengo muchísima ilusión estar programada de un festival de tanto prestigio representar la danza española, la escuela bolera de manera individual.

-Entonces, ¿Cómo es que te han seleccionado para participar en un festival flamenco?


-Han querido darme la oportunidad a raíz de las Alegrías de Escuela Bolera que presenté en 2013 en el Certamen Coreográfico. Las bailé a mi manera dentro de lo que son los palos flamencos, y han tenido mucho éxito, las he podido representar varias veces. Son el germen de algo que a través de estos años ha ido creciendo y cobrando forma dentro de mi cabeza.

-¿Estás nerviosa?


-Ningún artista puede negar que tenga nervios antes de salir al escenario, pero la ilusión puede con todo. Siento un gran respeto por el público y más ahora que es la primera vez que me enfrento a un proyecto en solitario, pero como te he dicho lo llevo varios años evolucionándolo mentalmente. Me lanzo porque llegó el momento.

-¿Un paso más?


Ahora bailaré media hora, es decir, un extracto de lo que será mi primer espectáculo en solitario. Se llamará “A mi manera 2.0”. Hasta ahora mis solos eran participaciones en galas o tablaos con otros bailarines.


-Bueno, pues ya nos contarás más detalles cuando los tengas sobre “A mi manera 2.0”. ¿Qué estilo de danza vamos a ver el próximo sábado?


-Habrá escuela bolera luego introduciré algo de zapato, y una pincelada coreográfica con una seguiriya contemporánea que me ha hecho Jesús Carmona. Me he adaptado al montaje y composición musical de mis compañeros. Ya lo verás.

-¿Bailas distintas danzas?


-En realidad, se podría diferenciarse en os partes: en la primera hay seguiriya contemporánea, seguiriya instrumental, bata de cola con seguidilla…; en la otra parte, aprovecho la percusión para hacer una zapatilla más fuerte y un poquito más salvaje. Y para terminar haré un baile tradicional por alegrías, que son con las que inicié esta andadura, esta búsqueda personal. Todas las danzas van unidas por una transición que confiere coherencia al espectáculo.


-¿Quiénes son tus compañeros de escenario?


-Voy acompañada a la guitarra por Víctor Márquez, el Tomate, con el que he trabajado bastante pues ahora forma parte del elenco del Ballet Nacional. Le conocí la primera vez que actué en un tablao, el Villa Rosa. Bailé el vito. Nos entendemos muy bien, me hace muy fácil el trabajo. Le considero un gran guitarrista y también me encantan sus composiciones.

Con Roberto Lorente, que es el cantaor, había coincidido en el Corral de la Morería. Ante todo me gustaba mucho la calidez de su voz. Su cante tiene mucha personalidad y encaja mucho con el tipo de baile más sutil con zapatilla que yo hago.


A Víctor Guadiana, sin embargo, es la primera vez que trabajamos juntos. Quise contar con él cuando pensé que me encantaría poder introducir violín en el espectáculo y le llamé. Es un músico maravilloso.

Y a las palmas acompaña Cristian García, que es mi pareja y me ayuda mucho en la composición musical. Él conoce perfectamente mi baile y mis movimientos por lo que ayuda mucho a unificar entre coreografía, baile y música para que todo salga a una.


-Seguro que será un éxito.


-Esperamos que así sea, y por ello ponemos todo de nuestra parte para que el público disfrute y sienta el arte que nos emociona.


MERCEDES ALBI

Fotografías Carlos Sánchez


Síguenos
  • Facebook Basic Square