Entrevista a Eva López Crevillén, directora del Conservatorio Superior de Danza María de Ávila


He tenido el placer de compartir con Eva López Crevillén una inolvidable mañana de domingo. Fuimos al Auditorio Nacional de Música a escuchar un excelente concierto. A ella le encanta la música, incluso hay músicos en su familia.


Me doy cuenta de que Eva, que actualmente es la directora del Conservatorio Superior de Danza María de Ávila, ha cubierto, desde sus inicios como bailarina, casi todas las etapas de una evolución profesional verdaderamente exitosa.


Además es Catedrática de Análisis y Práctica del Repertorio de la Danza Clásica, Doctora por la Universidad Rey Juan Carlos, miembro del Consejo Superior de Enseñanzas Artísticas y ex-vocal del Consejo Estatal de las Artes Escénicas y de la Música, entre otras cosas...


Es un ser rebosante de experiencias. Su trayectoria creativa está muy unida a la de Nacho Duato de quien es asistente coreográfica, un tema que dejo en el tintero para una entrevista futura. Sin embargo, el tiempo parece que no pase sobre ella. Posee un atractivo aire de niña fruto de su temperamento activo y curioso. Siempre sonríe.


La observo entusiasmada en la primera fila del anfiteatro, como asomada a un balcón sobre la orquesta mientras las notas la envuelven. Me cuenta que el concierto núm. 1 para violonchelo de Shostakovich le trae recuerdos.


P.-¿Te gusta la música?


-Me encanta, y esta obra de Shostakovich me ha entusiasmado. Me trae recuerdos.


P.-¿Qué recuerdos?


-Pues, cuando yo era bailarina en los tiempos que Maya Plisetskaya dirigía la compañía nacional, estrené el papel de Lisa en la Fille Mal Gardée, entre el público estaba nada menos que el gran violonchelista Rostropovich, muy amigo de Maya y, según he leído las notas al programa, a quien está dedicada la composición.


P.-Te miro y me cuentas cosas tan lejanas en el tiempo que dificilmente identifico con alguien tan joven.


-Es que empecé a bailar cuando todavía era menor.


Eva López Crevillén

P.-¿A qué edad?


-Tenía solo 15 años, no había ni siquiera terminado mis estudios de danza cuando María de Ávila me contrató. La compañía se llamaba entonces Ballet Nacional de España-Clásico. Fuí de cabeza compaginando los ensayos de la compañía y mis clases...


P.-Es curioso que empezaste con María de Ávila y terminas dirigiendo el conservatorio que lleva su nombre. Es un poco como cerrar un círculo.


-Ella ha sido piedra angular de la danza de este país. Dirigir un conservatorio que lleva su nombre, me produce en cierta forma una mayor responsabilidad para estar a su altura. Nunca escatimo esfuerzos, trato de hacer todo lo posible para mejorar día a día.


P.-Cierra los ojos y visualiza la primera vez que viste a María de Ávila.


-Me viene a la mente mi primera actuación profesional. Fue en el Teatro de la Zarzuela en el segundo acto del Lago de los Cisnes. María de Ávila vino a ver el ensayo en la sala enorme que se construyó en los sótanos del Teatro Real. Tenía un gran carisma y era muy distinguida. Imponía respeto con su sola presencia. Nos hablaba de usted. Transmitía las correcciones de forma que te parecían importantísimas. Era muy exigente e insistente. Quería la perfección.

Eva López Crevillén

P.-¿Ha cambiado mucho la forma de enseñar?


-Sobre todo, las nuevas generaciones tienen posibilidad de formarse de una manera mucho más completa.


P.-El María de Ávila es el Conservatorio Superior ¿Cuál es la diferencia con el resto de conservatorios "no superiores"?


-En los centros de educación superior artística impartimos estudios de grado y de posgrado que conducen a la titulación de Grado en Enseñanzas Artísticas Superiores y a la titulación de Máster en Enseñanzas Artísticas Superiores (ahora, en el CSDMA, estamos trabajando en la elaboración del plan de estudios de un máster).


P.-¿La posibilidad de obtener el Título de Grado en Enseñanzas Artísticas Superiores en Danza (CSDMA) como lo valoras?


-Eleva el reconocimiento social de la danza, ya que los estudios se sitúan al mismo nivel que el resto de materias universitarias (derecho, ingeniería, arquitectura...), dentro del Espacio Europeo de Educación Superior.


P.-¿Podrías definir el objetivo de la educación superior?


-En mi opinión lo que se busca es formar el espíritu crítico de los estudiantes, y, por ende, de los profesionales de la danza y, asimismo, proporcionarles muchas más oportunidades para desarrollarse en esta disciplina.


Como bien sabes, los caminos de la danza son estrechos, no todos podemos estar en la misma senda a la vez. Es interesante encontrar vías alternativas, es decir, hacerte tu propio lugar en el mundo de la danza. Esto es algo sobre lo que incido mucho. Me parece que con los estudios superiores y, desde el centro que dirijo, se puede contribuir a que el alumnado encuentre su propio espacio, "propio" en el sentido de único, personal...


Santiago de la Quintana, Eva López Crevillén, Sylvie Guillen y Peter Schaufuss

P.-¿Qué piensas podría hacerse para lograr una mayor difusión del arte de la danza?


-Lo importante sería lograr que la danza se asiente con más rotundidad en la sociedad, especialmente en España en donde hay muchas dificultades. Necesitamos mucha más presencia, tanto en la educación general como en el ámbito cultural, para que existan más compañías de danza, más teatros que programen danza...


Creo que desde mi posición de directora puedo contribuir a conseguir esa mayor presencia de la danza y también considero que el Conservatorio Superior puede ayudar a alcanzar este propósito. De ahí que abordemos proyectos de formación de nuevo público, de acercamiento de la danza a la infancia y a la juventud, y otros proyectos de servicio a la comunidad y otras actividades como congresos y encuentros. Todo ello para potenciar la danza y hacer que esta llegue a todos los contextos, profesionales y aficionados, e incluso acercarla a los que no la conocen todavía.


P.-¿Hay mucha demanda de plazas para cursar los estudios superiores de danza?


-Sí, más de la que podemos absorber, por esto estamos luchado para conseguir una mejor sede para nuestro conservatorio. Sería necesaria una sede con más aulas y de mayores dimensiones para poder acoger más estudiantes.


Al mismo tiempo estoy trabajando por conseguir que la sede reúna los requisitos que establece la normativa. Me estoy refiriendo, concretamente, a tener un teatro en el centro y un espacio para almacenaje de vestuario y escenografía.


Eva en los Premios Max

P.-¿Vuestros estudiantes, cuando obtienen el grado, encuentran salidas?


-El nivel de inserción laboral de nuestro alumnado es elevado. Muchos consiguen su trabajo en el extranjero, en los proyectos que hay en España y en las compañías y en las escuelas y conservatorios de danza también de nuestro país.


P.-¿Los hay que montan sus propias compañías?


-Sí, muchos de ellos ponen en marcha proyectos propios. Son emprendedores, lo que tratamos de incentivar mucho en el centro. Hay una actividad que llevamos a cabo en el CSDMA para potenciar el espíritu emprendedor y el trabajo en equipo que se denomina Emprendanza.


También brindamos la oportunidad de estudiar en el CSDMA a los profesionales de la danza en activo, lo que es muy valorado por este colectivo que demanda estudiar en nuestro centro en un porcentaje elevado. Por eso necesitamos ampliar el centro.


P.-Lo que me parece de tu forma de ser, es que siempre quieres ir más allá, que no te acomodas.


-Sí, fijo objetivos, proyectos que lograr para ir un paso más allá. Por ejemplo: conseguir una compañía para que el alumnado pueda realizar sus prácticas en ella, en el CSDMA.


Una compañía, tal y como existe en otros centros superiores del extranjero, como pueden ser los conservatorios superiores de París y de Lyon. Miro hacia el extranjero y deseo conseguir que nuestro centro y nuestro país se igualen a otros centros superiores y a otros países de nuestro entorno europeo.


P.-¿No crees que generaría rivalidad con las compañías profesionales?


-La compañía no rivalizaría con las compañías profesionales, ya que su objetivo es meramente formativo, como ocurre en las de los conservatorios superiores de Lyon y París que he mencionado anteriormente.


Otro aspecto que sería muy necesario son las leyes de mecenazgo como existen en otros países, que incentivan la llegada de fondos para las artes.


Al mismo tiempo, estoy trabajando en algo que me llena de satisfacción y que voy a compartir contigo en primicia: he sido nombrada Académica de Honor de la Real Academia de Bellas Artes de Santa María de la Arrixaca de Murcia. Estoy escribiendo el discurso de entrada.

Eva López Crevillén

P.-Eva, no paras, no sé si me va a caber todo en una sola entrevista...


-Soy muy inquieta, no se escatimar esfuerzos. Me gusta el trabajo bien hecho, por lo que cuando abordo uno, me vuelco en cuerpo y alma.


Nunca me ha gustado acomodarme. Me estimula enfrentarme a nuevos retos para superar mis limitaciones. Quizás esto se deba a que desde muy pequeña he tenido que hacer muchas cosas a la vez: los estudios generales, los de danza, los de música…, eso ha provocado que sea muy activa y curiosa. Simplemente, me considero una “eterna” alumna.


P.-¿Me puedes contar cómo ha sido tu experiencia al visitar otros centros de danza de otras capitales?


-Tengo la fortuna de que me han invitado a impartir cursos, a veces también clases magistrales en el extranjero (en alguna ocasión también en España, pero últimamente ha sido más en el extranjero). Recientemente, he estado en Rumanía, Francia, New York. Suele durante mis vacaciones.


P.-¿Qué sensaciones recibes?


-La experiencia para mi es muy positiva, me permite comparar el nivel de nuestro alumnado en relación al de otros lugares.


Tenemos que estar permanentemente actualizándonos. Por tanto, no podemos quedarnos anclados en cómo nosotros bailábamos o cómo se bailaba en nuestra época o cómo era en el momento en que empezamos a enseñar. Ese contacto con otros lugares me permite testar cómo está el mundo profesional y, por tanto, reflexionar sobre lo que tengo que modificar en mi docencia o cómo tengo que orientar a mi alumnado para que pueda tener esa buena inserción laboral, que, al final, es nuestra misión principal.


Creo que uno de los grandes peligros, cuando uno se dedica a enseñar durante varios años, es instalarse o encerrarse en las cuatro paredes del conservatorio y hacer permanentemente lo que vienes haciendo habitualmente. Yo trato de salir de mi zona de confort y mejorar.


P.-¿Tenéis convenios con otros centros extranjeros?


-Es algo que estamos potenciando. Desde que soy directora hemos incrementado el número de estudiantes de acogida en el CSDMA que proceden de instituciones de educación superior extranjeras, bien de la Unión Europea, bien de Estados Unidos.


También queremos aumentar el número de países con los que hacemos intercambio. Por otro lado, hemos incrementado el número de estudiantes del conservatorio que salen a estudiar a instituciones de educación superior del extranjero. Lo que se ha inaugurado en mi etapa como directora es el intercambio de docentes, que enriquece en ambos sentidos.


Eva impartiendo clases

P.-Además eres miembro del Consejo Superior de Enseñanzas Artísticas, ¿Qué actividad se desempeña en ese organismo?


-Es el órgano consultivo del Estado y de participación de los sectores relacionados con las enseñanzas artísticas. Desde ese lugar trabajo por las enseñanzas artísticas, en general, y por las enseñanzas artísticas de danza, en particular. Estoy al servicio del sector. Hemos trabajado desde la Comisión permanente de este órgano abordando temas que estaban pendientes. Ahora nos encontramos en un momento fundamental porque la LOMLOE establecía que se iba a promulgar una ley específica de enseñanzas artísticas. Esta ley es muy anhelada, por lo que hay muchas expectativas volcadas en ella. Se espera que impulse y asiente, definitivamente, a las enseñanzas artísticas superiores, a los centros, a su personal y a sus estudiantes.


P.-Tienes muchos frentes abiertos. De todos trata de escoger que es lo que mayor satisfacción te produce.


-Pues mira, simplemente, cuando veo que el alumnado se está formando bien y que obtenemos buenos resultados, es cuando siento que todos nuestros desvelos han merecido la pena y que hay que seguir trabajando, para lograr resultados cada vez mejores.


MERCEDES ALBI


Síguenos
  • Facebook Basic Square